logo IAN - International Armenian Network
        
   Google Custom Search
    Translate this page Google Translate  
11 de JUNIO 2008
José Antonio Gurriarán: “El egoísmo internacional es el principal culpable de que el genocidio armenio se olvide”
 
Fuente ESTRELLA DIGITAL (ESPAÑA)


 El periodista y escritor, experto en la causa armenia, publica su nuevo libro, en el que aborda el exterminio que sufrió este pueblo a manos de los turcos 

El veterano periodista y escritor gallego José Antonio Gurriarán ha cerrado un capítulo más de la historia de su vida, que comenzó trágicamente en las Navidades de 1980, cuando sufrió un grave atentado con bomba coordinado y ejecutado por el ESALA, el Ejercito Secreto para la Liberación de Armenia.

Después de una lenta recuperación y movido por una curiosidad periodística que "nunca se acaba", Gurriarán, un hombre comprensible, incapaz de albergar ningún tipo de rencor hacia estos terroristas, se introduce de lleno en el tema del genocidio armenio, un hecho histórico silenciado y aún desconocido para muchas personas a pesar de los años que han transcurrido desde que los turcos exterminaran a millón y medio de armenios en 1915. Tras narrar la historia del atentado en La bomba, y conseguir entrevistarse con los autores del atentado de Madrid, a los que encontró en Líbano y con los que dialogó sobre la necesidad de dejar el terrorismo, "que nunca en la historia ha conseguido nada", Gurriarán ha viajado a Armenia acompañado de un grupo de armenios de la diáspora. De ese intenso viaje nace un libro impresionante que completa la historia de este hombre, Armenios. El genocidio olvidado (Espasa), sobre el que el autor ha charlado con ESTRELLA DIGITAL.
 
ESTHER GINÉS
MADRID

 
 Ha esperado más de 25 años para visitar Armenia, un tiempo que usted mismo creyó necesario para recuperarse de las heridas físicas y mentales ¿Cómo fue pisar la tierra del ESALA y por qué escribió el libro allí?

Tuve oportunidad de ver Armenia antes, invitado por su Gobierno, pero no quería conocer un país sojuzgado por la Unión Soviética. Cuando consideré que había llegado el momento de conocerla, me planteé solo ir a recorrer el país, sin imaginar que estaban allí los terroristas del ESALA, los que atentaron en Madrid en 1980.


Este libro lo escribí allí porque me parecía más real, más cálido contar una historia tan difícil de creer como es la del genocidio armenio para la gente que no la conoce, como la mayoría de los españoles. Antes me sorprendía lo poco que saben los ciudadanos de este hecho, pero después me he dado cuenta de que yo estaba en la misma situación que ellos antes de sufrir el antentado.


En el libro habla de genocido olvidado. ¿Quién ha permitido que un hecho tan dramático como este haya pasado casi desapercibido?


En el caso de España, hasta hace bien poco había muy pocos armenios, a diferencia de otros países con grandes comunidades, como Argentina, Francia o Grecia. Además, está el hecho de la enorme distancia que separa nuestro país de Armenia.


Sin embargo, creo que lo que más ha contribuido a hacer que el genocidio armenio se olvide ha sido el egoísmo internacional. Es un hecho que se documentó ampliamente en su momento, pero Turquía no lo quiere reconocer.


¿Por qué Turquía no da el paso de reconocerlo, como ya hizo Alemania con el Holocausto?


Básicamente, creo que si lo hicieran tendrían que hacer indemnizaciones a la gente a la que le quitaron todo: sus familias, sus casas, sus tierras, sus esperanzas... Alemania, en cambio, tuvo una gran dignidad, reconoció el Holocausto, pero Turquía parece no entenderlo y por ahora no tiene esa dignidad.


Pero no hay que olvidar que en Turquía hay una oposición interna, movida por intelectuales como el Nobel Orham Pamuk, lo que ocurre es que reconocer el genocidio es un delito. No obstante, considero que el Gobierno actual de Erdogan es más favorable a reconocer este terrible hecho.


¿Y qué me dice del papel de la UE y de EEUU?


La UE indudablemente ha tenido un gran egoísmo en este y en otros temas. Los armenios se han manifestado en el Parlamento y se les ha escuchado, pero la UE no se ha pronunciado más allá de eso. Países como Francia reconocen el genocidio e incluso se pena la negación de este hecho, pero otros, como España sin ir más lejos, no lo han reconocido.


Los armenios de España quieren aprovechar el papel de Zapatero en la Alianza de Civilizaciones, impulsada también por Erdogan, algo que teóricamente está bien, pero sinceramente creo que Turquia no debe ingresar bajo ningún concepto en la UE si no reconoce el genocidio armenio, en el que se exterminó a millón y medio de personas inocentes.


No sólo está el tema de los armenios, sino de los kurdos, es una cuestión de derechos humanos. Armenia está llamando a todas las puertas para que se escuche su voz, pero no es fácil, porque el poder de Turquía es muy grande.


En cuanto a EEUU, en febrero la Cámara de Representantes lo reconoció como genocidio, después de más de 90 años. Antes lo llamaban simplemente masacre. Pero las protestas fueron enormes, porque el 95% del suministro de armas a Iraq pasa por Turquía.

¿Si gana Obama la cosa puede ser diferente o igualmente se verá influido por estos intereses?


Yo creo que seguro que cambiaría, entre otras cosas porque desciende de inmigrantes. Lo mismo le pasa a Francia, Sarkozy es descendiente de inmigrantes húngaros.


¿Se tardan más en curar las heridas psicológicas, como el síndrome de Estocolmo, que le ha perseguido durante años, o las físicas?


Las de la mente, porque las físicas ya son como una parte más de mí. Yo tengo muchos problemas derivados de la explosión: un tímpano perforado, una pierna cortada once centrímetros, la columna hecha un ocho... Pero creo que estoy curado, con el libro he hecho una terapia de extraversión. Me he liberado metiéndome en el tema armenio.


Usted ya narró el atentado de 1980 en La bomba. ¿En qué se diferencia ese libro de Armenios. El genocidio olvidado?


Yo este libro en principio no lo quería hacer, porque me parecía que en La Bomba ya lo había contado todo y que el tema armenio estaba muy apagado en España. Pero siempre leía todo lo que caía en mis manos sobre este tema, por lo que cuando me lo pidió Alicia Escamilla, una directiva de Espasa, me dije que podía haber una posibilidad.


Después me invitaron a visitar el pais y pensé que era una buena oportunidad, aunque siempre tuve claro que el libro que saliera de la visita tendría que ser diferente a La bomba.


Este libro es un relato de periodista, de un reportero. No soy un historiador, pero me he documentado durante más de un año, y tampoco soy un escritor, sólo un periodista que a veces publica libros.


Los terroristas del ESALA eligieron Madrid para atentar contra empresas suizas y estadounidenses, pero también repitieron estas acciones en otros países


Así es, atentaron también en Francia y en Turquía. Ellos pensaban que de esta manera conseguirían algo productivo, pero con el tiempo se dieron cuenta de que no irían a ninguna parte poniendo bombas. Tiempo después, encontré que habían dejado las armas y estaban centrados en proyectos sociales.


Eso es algo que sorprende mucho. Usted dice que otros grupos podrían hacer lo mismo. Claramente se refiere a ETA. ¿No cree que el caso de ETA y del ESALA son muy diferentes?


Por supuesto, es un caso diferente. No quiero que se me malinterprete con este tema. Yo siempre he dicho que estoy a favor de la negociación con ETA siempre y cuando dejen las armas, pero últimamente sólo me han publicado la primera parte del titular. Y claro, estoy a favor siempre y cuando que no haya concesiones de por medio.


Creo que un político no lo puede decir, pero yo soy una víctima del terrorismo y creo que tengo derecho a expresar mi opinión. Los casos de ETA y del ESALA, como dices, son diferentes, pero los métodos que utilizan son los mismos: las bombas.


Y está claro que con el terrorismo hay que acabar con el diálogo, no con las armas como hacen ellos. Además, por mucho que se diga, todos los presidentes de España han intentado negociar con la banda y creo que han hecho bien. Ojalá que lo sigan intentando.


Es usted optimista por naturaleza ¿También con el tema del final de ETA?


Sí lo soy. ETA está vencida desde el punto de vista militar, policial y judicial, pero no desde el punto de vista político. El hecho de que los grandes y los pequeños partidos no estén de acuerdo les da la libertad para continuar, y eso es lo que pretenden.
 

 
Déjenos su mensaje / Leave us your message:

Publicado por: Hugo Contin espinoza | Maracaibo | Venezuela | 18/06/2008
Gracias por la oportunidad de manifestar mis comentarios: Sentí estupor, acerca de este genocidio que conoció la humanidad, y la forma an perversa como fueron alejados de sus lugares de origen los armenios, y las caminatas tan largas que tuvieron que hacer, una vez deportados, con razón el desgaste fisico, aunado a la hambruna, contribuyó al aniquilamiento de parte de la población armenia, a todas luces, y en la forma como fueron ejecutadas, estas matanzas, con predemitación y alevosia, producto, de mentes perversas, por el solo hecho, de borrar de la faz, a un aminoría que se distinguia por su intelectualidad, humanistica, en resumen una mancha invorrable en la historia de la humanidad
RESPONDER ESTE MENSAJE | REPLY THIS MESSAGE

Comentarios deshabilitados en ian.cc

 
envia esta página
imprimir esta página
contáctanos
volver al inicio

Para una óptima visualización utilizar MS Internet Explorer y resolución de pantalla 800x600 o mayor.
© 2004-2005 INTERNATIONAL ARMENIAN NETWORK - Todos los derechos reservados.
Buenos Aires, República Argentina.