logo IAN - International Armenian Network
        
   Google Custom Search
    Translate this page Google Translate  
NUEVO SERVICIO DE IAN
New! SECCION DE ARCHIVOS GENERALES DEL SITIO IAN hasta el 05/04/2011
 


PULSA SOBRE LAS SECCIONES DE TU INTERÉS

LOS PROTOCOLOS ENTRE ARMENIA y TURQUÍA
http://www.ian.cc/notas/mas_noticias_ian.php?seccion_id=30

24 DE ABRIL EN LATINOAMERICA y ESPAÑA
http://www.ian.cc/notas/mas_noticias_ian.php?seccion_id=27

NO SE OLVIDEN DE HRANT DINK 
http://www.ian.cc/notas/mas_noticias_ian.php?seccion_id=26

EVENTOS en Buenos Aires 
http://www.ian.cc/notas/mas_noticias_ian.php?seccion_id=7

MULTIMEDIA IAN
http://www.ian.cc/notas/mas_noticias_ian.php?seccion_id=11

CARTAS DE LECTORES 
http://www.ian.cc/notas/mas_noticias_ian.php?seccion_id=9

ARMENIA Siglo XXI   
http://www.ian.cc/notas/mas_noticias_ian.php?seccion_id=18

TURISMO EN ARMENIA  
http://www.ian.cc/notas/mas_noticias_ian.php?seccion_id=16

EMBAJADA de la REPÚBLICA de ARMENIA
http://www.ian.cc/notas/mas_noticias_ian.php?seccion_id=28

COMUNIDADES ARMENIAS HISPANOPARLANTES  
http://www.ian.cc/notas/mas_noticias_ian.php?seccion_id=15

ARMENIOS FAMOSOS
http://www.ian.cc/notas/mas_noticias_ian.php?seccion_id=29

DESTACADOS IAN   
http://www.ian.cc/notas/mas_noticias_ian.php?seccion_id=13

HISTORIAS DE VIDA    
http://www.ian.cc/notas/mas_noticias_ian.php?seccion_id=21

NOTAS DE INTERÉS   
http://www.ian.cc/notas/mas_noticias_ian.php?seccion_id=24

ÚLTIMOS RECONOCIMIENTOS DEL GENOCIDIO ARMENIO
http://www.ian.cc/notas/mas_noticias_ian.php?seccion_id=17

NEGACIONISMO TURCO
http://www.ian.cc/notas/mas_noticias_ian.php?seccion_id=20

GEOPOLITICA IAN
http://www.ian.cc/notas/mas_noticias_ian.php?seccion_id=4

¿ TURQUÍA EN EUROPA ?
http://www.ian.cc/notas/mas_noticias_ian.php?seccion_id=22

LA AGRESIÓN de AZERBAIJAN
http://www.ian.cc/notas/mas_noticias_ian.php?seccion_id=23

NOTICIAS IAN 
http://www.ian.cc/notas/mas_noticias_ian.php?seccion_id=3

 
Déjenos su mensaje / Leave us your message:

Publicado por: Rupén (raymond henri charles) Berberian | Buenos aires | Argentina | 20/01/2012
Escrito y leído por “Rupén” en Integración Armenia AM 680
LOS ENGENDROS DE LA IGNORANCIA
Resulta que ahora Yerevan, Capital de Armenia, le pertenece históricamente a las hordas tártaras de Asia Central, conocidas hoy por Azerbaiyán.
Habrá sido, supongo, otra de las “tierras prometidas” por sus dioses.
La humanidad aceptó la versión de los judíos, podría también aceptar la de los tártaros azeríes; por qué no. Con cinco mil años de antigüedad y buena letra, las tergiversaciones azeríes pasarían desapercibidas.
A mí me ha ocurrido algo similar, un día que me asomé a la ventana de mi departamento en el décimo segundo piso y proclamé mío el mundo entero, incluido el cielo que lo cubre. Y hoy reclamo mis derechos de ser el dueño absoluto del universo, por ley general de los ilusos.
Por la misma ley, los piratas de su Majestad a su vez, habían proclamado suyos La India, Egipto, El medio Oriente, Sudáfrica y las Islas Malvinas Argentinas.
Ya que estamos tan familiarizados con los absurdos podríamos seguir divagando diciendo que Brasil pertenece históricamente al Paraguay; Perú al Ecuador y Méjico a los Estados Unidos de Norte América según leyes del narcotráfico.
Las estupideces son expresiones permitidas a escala mundial en nuestra querida democracia de consumo masivo.
Azerbaiyán reclama como propia la Provincia Armenia Artzaj (Nogorno Karabaj) por haber sido prometida por el Papá Noel Stalin en su época de gloria de cuando surcaba los cielos en su carroza tirada por sus quince renos soviéticos.
Como si eso fuera poco, también pretende que le obsequiaran, (por poseer lindos ojos), la Capital de Armenia.
Años atrás se había adueñado de Nejicheván, otra de las tradicionales provincias armenias, premiada en su tiempo por el Gran Benefactor Stalin, por su cordialidad con sus hermanitas soviéticas.
A mí, me parece… que el gas, el petróleo y los petrodólares le están provocando delirios de grandeza y pérdida de la razón.
Erdogan, su primito turco posee amnesia política y a él también se le ha subido el humo a la cabeza por reflejarse tanto en el espejo de su héroe nacional, Don Ataturk.
Si yo fuera el presidente de Azerbaiyán, apuntaría mucho más alto; reclamaría para mí Rusia y China. Pregonaría al mundo que ambos países me pertenecen históricamente, desde los tiempos en que éramos hordas menos salvajes y menos ambiciosas, e incursionábamos libremente en ambas regiones. A partir de allí, Rusia y China me darían el derecho de tutearlos.
¡Qué poca frente tienen algunos…!
Como dije al principio, las divagaciones y las incongruencias son autorizadas por nuestra querida democracia de bolsillo. Uno puede decir lo que piensa y difundirlo a los cuatro vientos.
Yo, por ejemplo, podría contarle al mundo de mis cuatro paredes que soy el Napoleón de Constantinopla, Rey de AnatÓlian sin caer en exageraciones. Total las ridiculeces que experimentamos a diario son tantas que una más no toman de sorpresa a nadie.

Parece que Azerbaiyán aprendió a cacarear; esperemos que ponga el huevo para aplaudirla.

Para terminar; sin ánimo de ofender la susceptibilidad tártara: evidentemente la civilización occidental a los azeríes les está quedando bastante desajustada; les están faltando siglos de añejamiento para igualarse al resto del mundo.
La historia no se manosea ni se distorsiona, ella no miente… mienten los malintencionados, los usurpadores de glorias ajenas.
No es suficiente vestirse a lo europeo para adquirir tacto.
El dinero, no hace gente.
14/Enero/2012
Cordialmente
Rupén (Raymond) Berberian
RESPONDER ESTE MENSAJE | REPLY THIS MESSAGE
Publicado por: Rupén (raymond henri charles) Berberian | Buenos aires | Argentina | 09/01/2012
INTEGRACIÓN ARMENIA
Es de imaginar el asombro de muchos de mis hermanos de la diáspora al enterarse del contundente rechazo de la comunidad Armenia radicada en Turquía por lo acordado en Francia de penalizar a quienes niegan el genocidio armenio.
No sé por qué, pero se me hace que de alguna manera nos ha tomado por sorpresa; como que no lo teníamos provisto en nuestros cálculos.
Si bien el acontecimiento aparece como un gran triunfo diplomático, no deja de ser un problema para nuestros hermanos radicados en Turquía.
Ellos defienden su nación y tienen toda la razón de hacerlo, abiertamente no se consideran extranjeros en su suelo natal y no sé si llegarían a entendernos o admitirnos como lo que somos: un mosaico de nacionalidades mundiales matizadas con lo armenio.
Los pobladores africanos en la época de la esclavitud, argumentaban lo siguiente: “Los que fueron llevados por los negreros eran los malos, los buenos hemos quedado y somos nosotros”.
Además, sinceramente no creo que los armenios de Turquía se preocupen por los de la diáspora, por lo menos esa es mi impresión, como tampoco creo que les interese demasiado un supuesto respaldo moral o logístico que viniere de afuera.
Evidentemente existen barreras psicológicas que los separan de nosotros, y eso pese al poder de la sangre y a la historia de nuestro pasado.
No sé si cabe la comparación con las Coreas, la del Norte y la del Sur. Un mismo pueblo partido en dos; se aman y se odian al mismo tiempo. Los dos defienden su razón y la tienen.
Personalmente veo justa la actitud tomada por nuestros hermanos de Turquía contra la decisión Francesa. Tienen muchos más compromisos fundados y esperanzas con los turcos que con Francia, incluso con el resto de sus hermanos diseminados por el mundo. Saben con quien viven y conocen su mentalidad y están hartos de soportar odios relacionados al fanatismo pseudo islámico del turco.
Han aguantado cien años; podrían esperar otros tantos años hasta que a los turcos les caiga la máscara de su endiosamiento y entiendan que el amor al prójimo es mucho más sano y productivo que la persecución y el odio racial.
Vuelvo a repetir y esa es mi humilde opinión, que mis hermanos de Turquía actuaron con inteligencia y sensatez, han sabido finalmente guardar su pasión en remojo hasta nuevo aviso.
Presienten que la fruta está madura y deben dejarla que caiga por su propio peso, para revelarse.
No nos olvidemos que hay un siglo de abstinencia, de separación y de maduración que los diferencia con sus hermanos del mundo. Y eso influye y mucho.
No es fácil establecer una mentalidad acorde a todos, hasta tanto se rompan las cadenas de la intolerancia y reine la hermandad.
Que yo sepa; nuestra armenidad es una sola; su esencia es la de todos, diáspora o no diáspora. Es tal vez la única que nos tiene firmes al pie del cañón, no obstante los factores de cada época.
Por la gracia de Dios, finalmente estamos utilizando nuestra inteligencia para ganar tiempo.
Por primera vez estamos sabiendo valorar la paciencia y silbar al igual que las víboras.
Estamos consciente de que cada cual, según su propio criterio y conveniencia debe tomar el toro por las astas porque a la postre el esfuerzo personal habrá de redondear en beneficio de todos.
Nuestra espiritualidad y nuestra armenidad son dos dones naturales milenarios, dos joyas que debemos conservar contra viento y marea; proteger cuidadosamente en nuestros corazones.
Tarde o temprano seremos UNO y de eso estoy seguro.
Dios mediante regresaremos a nuestra casa grande, AL ARBOL DE LOS PÁJAROS PERDIDOS, cuna de nuestra armenidad del que todos pertenecemos.
7/Enero/2012
Cordialmente
Rupén Berberian (Raymond)
raymond_berberian14@yahoo.com.ar
www.arteraymond.com.ar

RESPONDER ESTE MENSAJE | REPLY THIS MESSAGE
Publicado por: Rupén (raymond henri charles) Berberian | Buenos aires | Argentina | 26/12/2011
Sentir lo armenio va más allá del apellido,
del orgullo
de la religión,
más allá del exilio
del extranjerismo
de las exquisiteces culinarias
de las tradiciones milenarias
del bienestar familiar en las noches buenas…

Sentir lo armenio
es un enigma que anida en la memoria
parpadea
y brilla en la sombra
va…
más allá de los poetas que sangran patria robada
de nuestra Bíblica montaña sacra
de los “jatch kar” que dormitan en el tiempo que no para
narrando la historia que corre y se renueva…
del último soplo de vida
de la caricia perdida
de expresar lo armenio desde otros idiomas
más allá de los laureles y de la corona de espina
de arrastrar una cruz clavada en la espalda
de una canción de cuna tras una voz quebrada
de los relatos de la abuela y de la nostalgia del Dada…
Lo armenio
es un grito sofocado que revive cada madrugada
donde la pasión se hace carne aunque el cuchillo clava
es un sentimiento que ahoga
zarandea
obliga
impulsa los engranajes y revoluciona
hurga la cara oculta de la luna...

Es la rebelión de los sentidos y de la cuna
de la pasión sin gloria
del despertar del genio desde su nada
Es la palabra divina que acaricia y ampara
brota como un manantial de agua bendita
Es el amor que rebalsa por los poros de la mirada
es el niño que ríe cuando ama…
y porque ama,
y porque ama…
llora…
RUPEN

Felices fiestas
Gracias a todos mis hermanos;
a todos mis parientes lejanos…
por haberme honrado, obsequiándome sus opiniones sobre mis reflexiones de los sábados.
Generosidades y abrazos que guardo y valoro cual tesoros.
Humildemente Rupén Berberian
“Integración Armenia”


RESPONDER ESTE MENSAJE | REPLY THIS MESSAGE
Publicado por: Rupén Berberian | Buenos aires | Argentina | 14/12/2011
Hermanos y queridos míos
Gracias por acordarse de mi “Catorce de Sagitario”. Realmente me siento muy conmovido, tanto así, que en mi pronto viaje por la eternidad los seguiré recordando con cariño.
Nunca imaginé que tenía tantos amigos y que mis humildes reflexiones, pero sentidas, hayan llamado la atención de mi Gran Familia en el exilio.
Los quiero a todos por mi obligación de querer a quienes forman parte de mi universo. Quiero también, aunque parezca descabellado, a quienes me marginan, a quienes no coinciden con mis puntos de vista, aún así los quiero, porque ningún hermano es malo sino errado y los errados pueden llegar a obrar distinto. Es un simple problema evolutivo.

Un pequeño homenaje a mis eternos amores…

A las que he amado con devoción de santo
vagabundeando por mi mundo secreto
la cruz de mis añoranzas al hombro
y los recuerdos que se hicieron nudo.

Aunque muriera mañana mismo
en el amanecer de algún plenilunio
no ha de ser vano
dedicarles mi último vocablo
mi Paraíso perdido
Y decirles… que las amo.

Cordialmente. Rupén Berberian

RESPONDER ESTE MENSAJE | REPLY THIS MESSAGE
Publicado por: Rupén Berberian | Buenos aires | Argentina | 29/10/2011

TODOS TENEMOS RAZÓN
Algunos de mis hermanos llegaron a pensar que los turcos de hoy no son, ni se parecen a los de ayer. En cierto modo tienen razón: han cambiado de vestimenta y de alfabeto. Se inclinan a creer que nos conviene como armenios dar vuelta la página y aceptar complacidos de que algunos de sus miembros hayan admitido; ¡admitido solamente!, las atrocidades cometidas por sus abuelos en contra de nuestra gran familia. Incluso existen quienes se animan a definirse como amigos de los armenios y es factible que lo sean y también que lo sientan. De pronto aparece un kurdo reclamando el retorno de armenios a la región, aludiendo que se sienten muy tristes y solos luego de que aniquilaron a la población armenia de Dyarbekir, de todas sus aldeas y de las provincias del Este.
Acaba de ocurrir un terremoto en Van, una de nuestras capitales antiguas, por supuesto, territorio usurpado por Turquía y lo primero que se nos podría cruzar por la cabeza: “¿Cuántos armenios más debieron sucumbir bajo los escombros y luego reaccionaríamos con que se trata de turcos, similares a los verdugos de nuestros abuelos. Al rato nos preguntamos si es que existen diferencias entre los seres humanos caídos en desgracia y por último nos dan ganas de acudir y formar parte de los socorristas, rescatar y curar los heridos.
Está bien, Dios sabe lo que hace cuando le ordena actuar a la Naturaleza, por más que a nosotros nos resulte un gato encerrado.
Después de todo, si los turcos no obraron como supongo debería actuar un ser humano, no significa que yo no lo sea o no esté consciente del dolor y del sufrimiento ajeno, aunque se trate de turcos cuyos abuelos mataron a mis familiares. Y por más que lo piense, no entiendo cómo llegaron a cometer semejante barbaridades contra otros seres humanos con quienes compartieron el pan durante más de seiscientos años.
A mí me podría gustar o no ciertas caras, no por ello les quitaría la vida. Para colmo, el Estado turco trata de minimizar los crímenes de sus abuelos, con que temían que ocurriera una revuelta y que los armenios reclamaran sus derechos y sus tierras ganadas en buena ley, y es por ello que obraron en defensa propia. ¿Matando nada menos que un millón y medio y arrojando a la deriva del destino a otros tantos…?
Entiendo que es difícil para un pueblo “bárbaro” reconocer sus crímenes de lesa humanidad. Matar a un infiel es algo normal, les lleva derecho al Paraíso.
También entiendo que la paz entre los hombres es un preciado don divino; pero para atemperar los ánimos y superar resentimientos, Turquía debería ponerse los pantalones largos, echar las cartas sobre la mesa y aceptar la verdad.
Se me ocurre que en el fondo, ningún armenio desearía la muerte de nadie aun tratándose de un turco, además y que no quepan dudas, los armenios son los únicos que mejor sabrían tratar al turco en su guarida.
Le está exigiendo a Israel a que se disculpara por el asesinato de los integrantes de su nave abatidos por los soldados de su Nación frente a las costas del “Ghetto” palestino de Gaza y se encierra en su absurda obstinación imitando el avestruz ante el tema armenio.
Entiendo que en este siglo los cabecillas del poder dan cátedra de hipocresía capitalista, quedándose indiferentes ante los reclamos, las razones y los derechos de los demás. Eso sí lo entiendo, lo entiendo porque lo vivo a diario y sin embargo sigo soñando ingenuamente en que el día menos esperado esa conducta acabe con sus mandamases y tengamos en un futuro cercano, seres que predican la igualdad y la fraternidad, pero con el corazón, no como suele difundirse de la boca para afuera, la mente atrofiada, ocultos tras su odio racial y fanatismo religioso. Aquel entonces cualquier armenio gustoso se abrazaría con el turco; pero, aún no están dadas las condiciones para que toda esa pesadilla acumulada bajo nuestras pieles desaparezca de una vez y que olvido despliegue su manto sobre las atrocidades perpetradas en contra de nuestras familias.
Reflexión escrita y leída por Rupén Berberian (Raymond)
Audición “Integración Armenia” AM 680 Radio Magna
Agradeceremos su opinión…

RESPONDER ESTE MENSAJE | REPLY THIS MESSAGE
Publicado por: Raymond rupén Berberian | Buenos aires | Argentina | 22/10/2011

RACISMO TURCO OTOMANO
Aunque nos duela recordar la pérdida de más de un millón y medio de nuestros familiares, aquello debería, no obstante, hacernos sentir orgullosos por haber sido discriminados, envidiados, temidos y odiados por un pueblo bárbaro como el turco.
Según pienso, la represalia del turco contra quienes profesaban la religión cristiana fue una simple excusa que sirvió para encender la mecha de su innato fanatismo. Sin duda lo fundamento era otro, otra su verdad. Porque quien pregona su superioridad sobre los demás, de alguna manera está reconociendo su inferioridad y su temor a lo ridículo.
Gul, por el origen armenio de sus abuelos, lo que para los turcos es considerado un insulto hacia la identidad turca, conduce a una mentalización racista que emerge tras un odio viseral, al considerar a los armenios enemigos de Alá.
Podría fácilmente deducir quienes fueron los responsables de ese intencional y nefasto manejo psicológico; pero, por ahora conviene abstenerme.
La idea de la superioridad de la raza siempre constituyó el principio del turquismo, por ende, su propia egolatría y tiranía.
No lejos de Turquía, existen, emparentados con similares enfoques racistas, quienes no escatiman sus veleidades evaluando uno, de ellos, por mil de aquellos.
No nos olvidemos que Armenia fue uno de los primeros mundos en que se desarrolló la civilización humana, casi paralelamente a la de los sumerios, en cuyas raíces existen similitudes de palabras con lo armenio. Por su parte, El Génesis nada menos, sitúa el Paraíso Terrenal en Armenia Occidental.
Los turcos idearon borrar el futuro de los armenios y erraron su objetivo.
Es cierto; nuestros familiares partieron sin despedirse y de la forma más triste. Es cierto también, que el mundo occidental elevó sus protestas contra las atrocidades otomanas, pero finalmente le convino no intervenir. Por lo visto, el asesinato de un pueblo milenario y cristiano a manos de los bárbaros les pareció un tema intrascendente, un problema que no ataña al resto del mundo.
Hoy los armenios se encuentran más unidos que nunca, acaban de descubrirse a sí mismos, no obstante las amenazas de Azerbaidyán de quitarle Artzaj. Asimismo, Armenia, hoy, la Meca de los armenios del mundo, reconoce los derechos de la diáspora sobre sus reclamos territoriales ante Turquía como soberanos e inamovibles.
Mientras tanto, desde su sultanato, Erdogán opina que Armenia debe liberarse de su apego a la diáspora. Le sugiere amputar a la diáspora a fin de allanar el terreno a su hermanita Azerbaidyán en sus reclamos y fantasías sobre Nogorno Karabaj. Insiste con que Armenia no está habilitada a dar consejos a su diáspora. Digo yo… ¿No será que insinúa que se las deberían pedírselas a él?
Señor Sultán Erdogán; Armenia somos todos, aunque debido a tu aguda amnesia ignoras que Kars, Ardahán, Igdir, al igual que Guiliquia, Van, Dicranaguert (Dyarbekir) son territorios usurpados por tu nación. ¿Desde cuándo el Ararat simboliza a Turquía…?
Al igual que las alturas del Golán en Siria, ocupadas por el Estado Sionista; son territorios que poseen dueños y ustedes los han robado.
Acuérdate Sr. Sultan. Hubo muchos pueblos en el pasado que se establecieron sobre el suelo que tú llamas Turquía. Con el tiempo fueron desapareciendo. Esta demás nombrártelos porque conozco tu obstinación hacia tu propia sabiduría, con que “Los turcos descienden de los Hititas, no así de las hordas mongoles de Asia Central”
Del mismo modo que aquellas desaparecieron, tarde o temprano, Turquía porque “Asdvatz-menz e” también habrá de desaparecer; pero, con una pequeña diferencia, desaparecerá sin dejar rastro de cultura propia, porque tu cultura, Sr. Erdogán, es obra de armenios a quienes ustedes masacraron, alentado por vuestro instinto salvaje y su complejo de inferioridad.
Aunque te parezca mentira, tu negacionismo nos ha fortalecido. Y, por más que te duela te que voy a presagiar lo siguiente: “Los turcos regresarán a las tierras que los vieron nacer y nosotros: armenios universalizados, estaremos presentes junto a las cenizas de nuestros abuelos, para despedirlos”.
La tierra gira alrededor del sol.
Los pueblos se deslizan y mudan de piel recorriendo la historia…
Alrededor del tiempo, nacen otras versiones de una misma humanidad…
Los armenios, podríamos cambiar de atuendo, pero jamás, porque “Asdvatz Menz e”, rifarnos la esencia que nos hermana.
Cordialmente Audición Integración Armenia
Rupén Berberian (Raymond)
raymond_berberian14@yahoo.com.ar
Agradeceremos su opinión


RESPONDER ESTE MENSAJE | REPLY THIS MESSAGE
Publicado por: Rupén Berberian | Buenos aires | Argentina | 16/10/2011

PERLAS DEL SULTÁN ERDOGAN
…: “La Unión Europea no debería convertirse en un club cristiano. No debe participar en una campaña de fobia islámica. En mi calidad de Primer Ministro de Turquía, soy un líder que condena abiertamente el antisemitismo y lo considero como un crimen contra la humanidad. Nadie puede asociar Islam con terror”. Palabras santas del Sultán Erdogan…
…Amnesia política, dijo uno...
¿Y de los cristianos que tanto te simpatizan? Claro; los cristianos, en especial los armenios, poseen un Dios aparte. Son “Gavour”: infieles. Por lo visto, según se deduce de tus palabras, el hecho de eliminarlos no es considerado un crimen contra la humanidad sino, un honor, una obra de bien para cualquier turco, ¿verdad?
Se nota que te has embebido de la filosofía de la ultranacionalista poetiza de Salónica Zia Gokelp, quien profetizaba:
“La tierra del enemigo debe ser devastada
Turquía se extenderá y se convertirá en el Turán”
No sé porqué me recuerda otra profecía: “El gran Israel se extenderá del Nilo al Eufrates”…
O sea: la tierra que pertenece a los demás debe ser devastada, masacrada sus habitantes y ocupada por turcos musulmanes.
Las mismas estrofas habían también inspirado a Mustafa Kemal, el Ataturk, quien en 1920 y 1921, completó la limpieza de la población armenia de la región de Cilicia (Guiliquia) obligando a los sobrevivientes a dejar sus pertenencias y sus tierras definitivamente. A él también le simpatizaban mucho los cristianos... Estaba entrenado mentalmente como lo eres tú, Sultán Erdogán, con que los turcos son los soberanos de Asia Menor y que los compatriotas no musulmanes que alcanzan una posición más favorable que los turcos en las esferas económicas y sociales deben ser dados de baja. Y que era impensado establecer con los cristianos un principio de igualdad con los musulmanes.
Se me hace Sr. Sultán que confundes, al igual que tus antecesores: Religión con Fanatismo Patriótico.
No obstante ello, no debe preocuparte dicha actitud cristiana de La ONU, ya que se encuentra sometida al Poder Terrenal Supremo de nuestra era. Se me ocurre que por ahora, no se le ha dado la orden de calificar como Genocidio las atrocidades cometidas por tus abuelos para con la población armenia.
Por otro lado, el hijo del carnicero turco Djemal Pashá, Hasel Djemal ha reconocido los crímenes de lesa humanidad de su abuelo. Podría ser un traidor, ¿verdad? Y no sólo él, sino que van apareciendo otros intelectuales turcos, traidores.
Ahora que lo pienso: Entre nosotros, Erdogán..: ¿En qué quedó la fortuna de los armenios depositada para su mayor seguridad en las arcas de su gobierno? ¿No le remueve la conciencia. -Perdón, me equivoqué, olvidé que careces de conciencia- Prosigo: No te recuerda algo, Honorable Erdogán, el 23 de Abril de 1915 y el 24 del mismo año en que cientos intelectuales, religiosos cristianos, profesionales y ciudadanos destacados de origen armenio fueron despojados de sus hogares bajo arresto e inmediatamente deportados hacia el interior del Imperio para ser posteriormente asesinados?
Dime; en tu oscuro y obstinado negacionismo ¿dónde y en qué jaula se encuentra el gato encerrado? Eran cristianos, Erdogán, connacionales tuyos: turcos de origen armenio.
Erdóo- gan… La aparatosidad no es evolución. ¿Tienes acaso idea de quienes fueron los Balian? Pues yo te informaré. En 1788 Krikor Balian fue designado Arquitecto de Palacios, era además el consejero del Sultán Salim III. Construyó los palacios, los castillos, las mezquitas y las represas de tu país. ¡Era cristiano! Lo sucedió su hijo Garabed Balian en 1800 para completar su obra.
Ahora te pregunto, Erdogán, con la mano sobre el Sagrado Corán: ¿Tu país está mejor sin los armenios?
Las aberraciones y las barbaries cometidas por tu pueblo superan en crueldad a los Nazis y mi consuelo, Erdogán, como nieto de sobrevivientes, más allá de mi gran respeto por el Islam y su Sagrado Corán, es imaginarme a toda tu parentela en el infierno. ¡Atsvadz men-ze!
Audición “Integración Armenia” escrito y leído por Rupén.
Gracias por su opinión…


RESPONDER ESTE MENSAJE | REPLY THIS MESSAGE
Publicado por: Rupén Berberian | Buenos aires | Argentina | 28/09/2011

HONORABLES
“GRAN HERMANOS…”
Por lo visto, las naciones más poderosas, conocidas como “Primer Mundo” no son, digamos, las más educadas, por lo menos, esa fue la impresión que me quedó viendo cómo durante la 66º asamblea de Las Naciones Unidas en Nueva York, imprevistamente ciertas delegaciones abandonaban desconsideradamente la cede mientras un orador árabe reflejaba la opinión de su pueblo a favor del reconocimiento de Palestina como un miembro más de las Naciones Unidas y no siga siendo objeto del colonialismo sionista.
Desde que se estableció el Estado de Israel cerca de ocho millones de palestinos fueran expulsados de sus tierras ancestrales, asesinados, derrumbadas sus casas, robados sus bienes, sus tierras y manteniendo a los demás recluidos tras un muro de contención controlado por el ejército israelí.
Uno de los disertantes más aguardados: “Un Honorable y Poderoso Gran Hermano” apenas subido al púlpito, arrancó su máscara y de cara al público presente demostró una actitud representativa de su gran nación: la prepotencia y por momentos la insolencia. Se visualizaba claramente tras una maliciosa sonrisa, como diciendo: “Es inútil el esfuerzo de la delegación palestina de querer figurar como un miembro de las Naciones Unidas. Ya que de todos modos, sea como fuere el resultado, lo voy a vetar, porque mi interés es no perderme el voto y la aprobación judía de mi país y porque Israel es nuestra base estratégica en el Cercano Oriente de mayor confianza que nos protege de los terroristas árabes, cuida nuestra galopante economía y nuestro arsenal de bombas atómicas. Los países árabes están controlados y bastante bien coimeados como para que no miren de reojo a nuestra amada socia y aliada. Irak se atrevió y ya conocen en qué quedó.
Pasó la Presidente de Argentina con una gran aprobación, también el Presidente de Armenia. Primeramente se había presentado la Señora Presidente de Brasil. Y le llegó el turno, igualmente esperado, al otro “Gran Hermano”, al Mandatario Galo, que comenzó su discurso diciendo que Israel es intocable, que Francia se encuentra comprometida con ese pueblo y se encuentra a su entera disposición y por supuesto, responsable de que viva en paz. Que los judíos hace cinco mil años que reclaman la Tierra Prometida…” Casi, casi revela su origen judío ante la asamblea, pero se abstuvo. No entiendo cual sería su impedimento ya que no es nada malo ser judío- pienso. Más allá de sus palabras, se le entendió decir, que Palestina es muy poca cosa y no merece ser considerado un país, ni siquiera un proyecto de país, pues tarde o temprano será absorbido por Israel, porque el presagio hebreo dice algo así: “¡El Gran Israel se extenderás desde el Nilo hasta el Eufrates!”. Por otro lado, que al mundo le quede bien claro, que Israel no volverá jamás a la división del 67 establecida por Las Naciones Unidas. Yo mismo lo impediré. El territorio sustraído a los palestinos fue ganado en buena ley, es un trofeo de guerra, lo mismo que las alturas del Golán, en Siria. Por poco y ya controlábamos al Líbano”. Y se bajó del altillo más pálido y arrugado que nunca.
Y sin embargo existe un país, nos guste o no, es quizá el único que se animaría a desafiar al Estado sionista y que ningún poderoso Gran Hermano llegue a censurarlo, interceder o acallar: es el Estado Turco. Y aquí cabe el dicho: “Tu mejor amigo, conociendo tu lado débil, podría convertirse en tu peor enemigo”
A su vez, Israel podría devolverle la cachetada en pleno rostro respaldando a los armenios en sus reclamos y suministrando armas a los kurdos.
Se me hace que tanto la ONU, los yankees como los del Primer Mundo ante tal enfrentamiento verbal, quedarían a la expectativa disfrutando del qué vendrá como de una circense riña familiar, cómodamente sentados en sus respectivas butacas de pana colorada y abriendo la apuesta entre sus lacayos.
22/Septiembre/ 2011
Cordialmente
Rupén Berberian (Raymond)





RESPONDER ESTE MENSAJE | REPLY THIS MESSAGE
Publicado por: Rupén Berberian | Buenos aires | Argentina | 05/09/2011
POR DIOS, NO CRUCIFIQUEN ARTZAJ!
EL PODER CARECE DE HUMANISMO.
Los soldados azeríes destrozaron los monumentos históricos armenios de Nejicheván (territorio Armenio amputado), todas sus iglesias y más de 3000 Jach Kars (Cruces artísticamente talladas en piedra): declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. El simple hecho de no respetar la paz de los muertos revela a las claras el vandálico tartarismos nacional turco azerbaidyano.
Y ahora ¿qué...? Después de que la diáspora haya desangrado por mantener armenia a Arzaj, existen quienes prefieren rifarla al mejor postor por treinta monedas de infamia, confiando en la palabra de honor de arrogantes erdoganes. ¿De qué palabra de honor se estaría hablando? (Siempre que el Estado turco pactó un acuerdo con los armenios, los apuñaló por las espaldas. Tal como ocurre hoy con los kurdos, su otrora mano asesina).
Con que Artzaj sería negociado en beneficio de Armenia a cambio de una salida al Mar Negro por Trebizonda.
Digo yo… ¿Seremos todavía tan ingenuos de creer en la existencia de la Gruta de Alí Babá? ¿Qué pasó con los protocolos condicionados por erdoganes en un partido de futbol? ¿No conocemos acaso a los turcos y a su irrealizado sueño de grandeza imperialista, a su anhelado Panturano de reencontrarse con sus raíces salvajes de Asia Central…?
En el supuesto caso que los azeríes se apoderen de Artzaj, ese mismo día, tanto turcos como azeríes iniciarían otro genocidio contra su población Armenia. Y si eso sucede, ¡Dios, no lo permita…! caeremos una vez más en la misma emboscada de hace casi cien años. Entonces nuevamente iríamos a rogarle compresión y justicia a los ogros de Las Naciones Unidas, al Vaticano y a la dulce doña Hillary, bastón de mando de Obama.
No nos confundamos cuando el león exhibe sus colmillos, no es que sonríe…
Ante cada conflicto internacional hay quienes se empeñan en atraer las aguas a su molino; generalmente son siempre los mismos con distintas caras y nuevos disfraces. Los hay también traidores. Los hubo entre los armenios que causaron la muerte de muchos fedaínes y no me asombraría enterarme de que existan actualmente entre nuestras filas quienes se solidarizan con los turcos y apoyen su plan imperialista.
Durante la época soviética, con un lema similar a los tres mosqueteros de la famosa novela: “Uno para todos y todos para uno”. Vaya a saber a cambio de qué favores, un tal Stalin prometió entregar Artzaj a Azerbaidyan y esta, lo tomó en serio. ¿No será que los azeríes ignoran que la era soviética acabó: y Artzaj ya no figura como herencia del Gran Papá Noel?
Lo único que nos falta es que nos vendan un buzón pintado de carmín con una medialuna de desayuno…
Hace menos de cien años el genocidio armenio fue planeado y administrado por la casta sefardí. Ellos consideraban a los armenios como el único escollo económico social y político de la región, cuando en realidad su intensión era desplazarlos por la buena o por la mala y ocupar su lugar, y no me asombraría que exista otro plan tartárico paralelo al de los genocidas “Athos, Porthos Aramís y Dartañan Ataturk”, contando, por supuesto, con la debida conspiración de los Estados Unidos de América y su bien amada Turquía, a fin de exterminar a los habitantes armenios de Artzaj.
Victor Hugo escribía, refiriéndose a los turcos otomanos: EL TURCO OTOMNANO HA PASADO. TODO QUEDÓ EN RUINAS Y EN DUELO…
… y pese a la obstinación de los mandamases del Estado turco de negarse a reconocer el Genocidio perpetrado contra la armenidad, de su intolerancia racial y su fanatismo religiosa para con los armenios (cristianos), nosotros, tú y yo, aunque nos quede mucho camino sinuoso por recorrer contra viento y marea, algún día, Dios mediante, rezaremos en casa sobre las cenizas del pasado.
31/Agosto/2011
Respetuosamente
Rupén Berberian(Raymond)
“REFLEXIONEMOS” SOLICÍTENLO al 45 82 86 52
RESPONDER ESTE MENSAJE | REPLY THIS MESSAGE
Publicado por: Rupén Berberian | Buenos aires | Argentina | 28/08/2011

Audición radial INTEGRACION ARMENIA
Director Dr. Oscar Lomlomdjian
Reflexión escrita y leída por Rupén Berberian (Raymond)
Sábado 27 de Agosto 2011
De 13 a 14 horas
AM 680 Radio Magna
e.mail: interarmenia@hotmail.com
***
NUESTRO ARTZAJ: el KARABAJH
Parecería que el destino de Artzaj, más conocido como Karabajh, una de nuestras provincia históricamente Armenia, al igual que Nejicheván su hermanita, amputada del territorio Armenio por Azerbaidyan, fuera la moneda de cambio para el mejor postor.
Años atrás, en 1620, Turquía, intercambiando trofeos de guerra por un tratado de paz con Persia, le cedió una provincia Armenia denominada Artzaj. (karabajh, en tártaro).
No hace mucho un tal Stalin, a fin de congraciarse con los azeríes, les premió con Artzaj (Karabajh, en tártaro) seccionando así un miembro vital de la pequeña Armenia, una de sus quince repúblicas soviéticas.
Hoy que los soviéticos quedaron atrás, la querida azerí, quien fuera socia en las buenas y en las malas de toda la familia soviética, mira hacia occidente con ojos de vaca enamorada, pretendiendo armar un ajuar para su pronto compromiso matrimonial con los Estados Unidos embolsando a Artzaj, tal como lo hiciera con Nejichevan; ilusionada con que todo le andaría viento en popa, como le fue durante el mandato de sus Patrones, aun dejando pasar por alto un detalle: Artzaj (Karabajh, en tártaro) se encuentra habitada exclusivamente y desde siempre por armenios y cuenta con la protección de la pequeña Armenia.
Y otra vez Artzaj (Karabajh, en tártaro) se encuentra en la subasta con nuevos supuestos apoderados. Hillary, el rubio bastón de mando de Obama, el mandamás de los estados Unidos de América, acaba de proponerle a Azerbaidyan quedarse con Artzaj (Karabajh, en tártaro) a cambio de una salida para Armenia al Mar Negro, por Trebizonda. Pero antes deberá, claro está, endulzar Turquía con más armamentos y bases militares norteamericanas para que el Estado turco le conceda el favor de permitir a los armenios atravesar el suelo de sus antepasados, el de los Hamshen de la Dinastía Amatouni y reencontrarse con una página de su lejana historia.
Por otro lado, resulta que Aní, la legendaria capital medieval Armenia que vislumbró al mundo cristiano bajo la Dinastía Bagratuni, con sus mil iglesias, cuarenta puertas y cien palacios, ubicada en la inmediación del río (Ajurian o Arpachai), hoy que sus reliquias históricas son consideradas patrimonio de la humanidad por la UNESCO, similar que en Nejichevan, los JACH KAR (cruces armenias talladas en piedra), que están siendo clandestinamente arrancadas y arrojadas al río Arax a fin de borrar todo vestigio histórico Armenio. Resulta -repito- Turquía, evidenciado su tradicional gran cultura otomana, desmiente descaradamente que Aní pertenece a la historia Armenia, incluso el Estado turco actual prefiere ignorar que sus antepasados turanos (turcos tártaros) originarios de Asia central: (Turquistán y Mongolia); sus legítimos abuelos, fueron quienes aniquilaron Ani en 1064, decapitando a todos sus moradores e incendiando sus iglesias.
En cambio para nosotros, armenios de la diáspora, a pesar de la usurpación de nuestros terruños, contaminados por las botas de los turcos y kurdos, todo aquello que fue nuestro habrá de permanecer ¡Astvatz men-e! patrimonio de nuestra milenaria Armenia.
Y así será, contra viento y marea, por más que flamee la bandera turca sobre Aní, Nejichevan. Kars, Ardahan Trebizonda, Guiliquia y sobre el Ararat, nuestro emblema histórico nacional.
Mi madre nació en Diarbekir, sus familiares fueron masacrados por los kurdos y aunque allí no existan más armenios, para mí, Diarbekir, en homenaje a mi madre y a todos los que sucumbieron en manos de los salvajes, permanecerá siendo Armenia para siempre.
Así será…
Pensar… que tan sólo el tiempo ha corrido una cortina de humo sobre nuestro pasado y por más que hayan surgido nuevas caras en nuestra tierra, nadie desplazará el suelo de mis ancestros, del mismo modo Nuestra Guiliquia y el Ararat. Todo está en su lugar embebido de nuestro pasado por más que los mismos hayan modificado su acento, que la añoranza les haya confundido la mirada y les haya borrado la sonrisa, nuestras iglesias viven, aunque derruidas: ¡viven! Nuestros Jach Kar aunque rotos: ¡viven! y el espíritu de nuestros abuelos sobrevuela sobre las raíces del árbol de los pájaros perdidos…
Mientras viva seré inmortal no importa el nombre que de ahora en más habrán de adjudicarme. Yo soy yo: Armenia, en cada gota de mi sangre porque soy lo que quiero ser. Nuestra Tierra Madre fue lo que quiso ser, y así será, por más que la desnaturalicen y en su atmósfera suenen lenguas extrañas y que Artzaj – Artzaj (Karabajh, en tártaro) esté presente en la subasta de las pasiones insaciables de los ogros.
Respetuosamente
Rupén Berberian (Raymond)
Nos interesaría su opinión… Gracias.
Libro “REFLEXIONEMOS” SE ENCUENTRA A DISPOSICIÓN. Edición limitada. Consultar: raymond_berberian@yahoo.com 4 582 8652 15 68 17 92 29
www.arteraymond.com.ar



RESPONDER ESTE MENSAJE | REPLY THIS MESSAGE
Publicado por: Rupén Berberian | Buenos aires | Argentina | 15/08/2011
Audición radial INTEGRACION ARMENIA
Director Dr. Oscar Lomlomdjian
Reflexión escrita y leída por Rupén Berberian (Raymond)
Sábado13 de Agosto 2011
De 13 a 14 horas
AM 680 Radio Magna
e.mail: interarmenia@hotmail.com
***
Hace mucho escribí esto:
Nadie cede sus fortalezas sino sus debilidades…
Nadie compara sus debilidades sino sus fortalezas…
Nadie negocia las firmezas por ser duras de conmover...
Se ejerce presión solamente sobre las cosas que ceden…
Lo que cambia, es el poder que las somete.
Si el dolor no se extirpa de raíz, queda para siempre tornándose necesario, tan necesario que se lo ignora, para que siga doliendo.

DE ESO NO SE HABLA
Grecia, durante la invasión otomana, perdió Constantinopla y toda Anatolia. Su caída arrastró en desgracias la tradicional cristiandad que imperaba en la región. Al igual que los armenios, los siríacos, los caldeos y los asirios, pronto se convirtieron en esclavos del invasor; súbditos de los Sultanes. Así fueron discriminados, perseguidos, humillados, robados, abusados, masacrados e, impedidos de conservar su cultura, su idioma, sus tradiciones y sus costumbres.
Tanto los turcos como los kurdos estaban autorizados de llevar armas, invadir la intimidad de los cristianos, saquear todo aquello que se les antojara, secuestrar y someter a sus mujeres, destruir sus iglesias, asesinar a sus religiosos y pisotear las cruces.
No obstante su crueldad, el turco, reconociendo la capacidad e inteligencia de los armenios, los explotó haciendo que construyeran sus palacios y mezquitas, permitiéndoles desarrollar su talento y destacarse.
Para los turcos, los armenios, al igual que los demás cristianos, eran tildados de infieles. Por consiguiente, como inquilinos de la Nación Otomana, e insistir en permanecer en el suelo de sus ancestros, eran obligados a pagar tasas leoninas.
Finalmente… el Imperio fue expulsado del mundo árabe, de África del Norte y de los países europeos, para quedarse asentado sobre Anatolia, Guiliquia y Armenia Histórica.
Más tarde Ataturk, su héroe nacional, modernizador de su vestimenta como de su alfabeto, tergiversó la historia, impartiendo a los alumnos de los colegios, que los turcos descendieron de los Hititas, que estuvieron en Anatolia 7000 años atrás.
Lo más difícil de imitar a una víbora es silbar en su idioma.
Sé que no es fácil pelear contra un gigante, pero no imposible ganarle la pulseada. Además, cuando menos se piensa surge lo inesperado. David lo logró, derribó a un gigante. En mi opinión personal, fue un golpe de suerte que se archivó como una hazaña. Siempre existen artimañas inesperadas para derrotar imposibles. El caballo de Troya fue una genialidad que sirvió para ganar una guerra y rescatar a Elena. Raquel, hija de un poderoso comerciante judío, le compró la conciencia al Rey Arturo de Inglaterra prestándole sus joyas para salvar el Reino.
Si nosotros reuniéramos nuestros cerebros diseminados por el mundo y colocáramos debidamente nuestro esfuerzo y talento en favor de la armenidad; nos pusiéramos a trabajar unidos tras un objetivo común, estoy seguro que también nosotros atravesaríamos el horizonte de los imposibles y alcanzaríamos no sólo nuestro Arco Iris sino también, nuestra propia Arca de Noe. Pero antes, antes… deberíamos disponer de un plan ya establecido, aunque fuese a largo plazo, hacia donde verter toda nuestra energía creativa.
Respetuosamente
Rupén Berberian(Raymond)
“REFLEXIONEMOS” SOLICÍTENLO al 45 82 86 52
Nos interesa su opinión sobre la reflexión… Muchas gracias.
RESPONDER ESTE MENSAJE | REPLY THIS MESSAGE
Publicado por: Rupén Berberian | Buenos aires | Argentina | 08/08/2011
Audición radial INTEGRACION ARMENIA
Director Dr. Oscar Lomlomdjian
Reflexión escrita y leída por Rupén Berberian (Raymond)
Sábado 6 de Agosto 2011
De 13 a 14 horas
AM 680 Radio Magna
e.mail: interarmenia@hotmail.com
***
LA HISTORIA NO MIENTE
Hoy, no he de referirme al drama de los palestinos a mano de los colonos sionistas europeos de Israel, tampoco contar que a los niños árabes los encarcelan y los torturan o, revelar cómo derriban las casas del pueblo originario y los expulsan de sus tierras. Tampoco voy a marcar el paralelismo existente, la similitud de hechos entre las atrocidades ocurridas durante el genocidio perpetrado por el Estado turco con los armenios y los actuales crímenes de lesa humanidad del Estado sionista contra la población civil palestina. ¡No, no lo haré! En la ficción se logra disfrutar de un mundo más civilizado, de una revelación cultural excepcional y de un nuevo despertar de la conciencia humana del siglo XX1, ya que la triste realidad nos obliga atragantarnos con una paloma de la paz, que funciona bajo la batuta del mejor postor, a control remoto…
Hoy no voy hablar de cosas tristes. Simplemente… quiero enumerar los puntos claves que incluyeron mis reflexiones durante tantas audiciones radiales:
1º: Nuestra necesidad primordial es poseer en forma urgente y sin perdida de tiempo burocrático, una credencial que nos identifique como armenios, nietos de sobrevivientes de tal o cual región, para el día que reine la paz entre Armenia y Turquía, se nos reconozca el origen.
2º: Recuperar la oveja perdida mediante el amor y la comprensión. Sacarla de su marginalidad y atraerla a nosotros es quizá uno de los puntos más imperiosos y estratégicos de nuestro crecimiento.
3º: Tener presente siempre quiénes somos, de donde venimos y que la libertad que compartimos en casa ajena es una libertad prestada que pertenece a los pueblos y las naciones que nos han cobijado.
4º: Tener un objetivo claro: “Volver a casa” no obstante los éxitos y las posiciones alcanzadas en el extranjerismo.
5º: Los matrimonios mixtos deben ser bien considerados. Si sabemos explicarles lo nuestro, reflejarles quienes fuimos, encontraremos en ellos el mejor aliado.
Por último y no “menos importante”: seguir honrando contra viento y marea nuestras raíces, recordando en todo momento que el hecho de actuar con honestidad nos ennoblecen a todos. No olvidemos que cada uno de nosotros es un embajador sin cartera y representa 4504 años de cultura universal.
Cordialmente
Rupén Berberian (Raymond)
www.arteraymond.com.ar
Gracias por ofrecernos su opinión…
“REFLEXIONEMOS”
Solicítenlo al 4 582 8652 o al e.mail: raymond_berberian@yahoo.com
Ediciones: R.B Armenie


RESPONDER ESTE MENSAJE | REPLY THIS MESSAGE
Publicado por: Rupén Berberian | Buenos aires | Argentina | 11/07/2011
Audición radial INTEGRACION ARMENIA
Director Dr. Oscar Lomlomdjian
Reflexión escrita y leída por Rupén Berberian (Raymond)
Sábado 9de Julio 2011
De 13 a 14 horas
AM 680 Radio Magna
e.mail: interarmenia@hotmail.com
***
EN BUSCA DE LA MORAL
A veces me pregunto: quienes se empecinan en atacar la fe de los principios religiosos de algún pueblo en particular, no sería acaso una profanación o un genocidio no declarado por estar atentando al mismo tiempo contra la esencia de la moral de toda la humanidad...
A Jesús lo han difamado de mil maneras y ni siquiera el Vaticano se mosqueó. A esos profanadores seriales, la cristiandad, supongo, les ofrecería la otra mejilla. Esos mismos depravados profesionales de la discordia, creyéndose dueños de la verdad, hoy se las toman con el mundo islámico, se burlan de sus costumbres y su interpretación del Corán. ¿A qué quieren llegar: convencer a los cristianos y a los musulmanes que son ingenuos y que ellos son los dueños de la verdad absoluta?
Si fueran en realidad dueños de la verdad tendrían dignidad, sabrían respetar a los demás credos. No les importaría que el mundo le rece a la vaca o al becerro de oro si ellos están convencidos de estar recorriendo el camino correcto rumbo al cielo. Porque pienso… y pienso solamente; quien trata de desmerecer a su prójimo se está desmereciendo él mismo en el otro, con ello no hace más que exponer su falta de tacto y es, sin duda, una señal de inferioridad. Quien se cree, no significa que lo sea. Los turcos que mataron un millón y medio de armenios y otros tantos cristianos por considerarlos infieles obraban bajo un evidente complejo de inferioridad. Por lógica, se ataca la superioridad del otro evidenciada con la suya. Mejor dicho: uno censura en el otro aquello que lo hace sentir inferior. Y los turcos, si es que en verdad eran buenos musulmanes, jamás habrían matado cristianos.
Los difamadores como los saboteadores son engendros y reencarnaciones de los fariseos, (del capitalismo, dicho en una forma actualizada).
Quien atenta contra otro no es el más fuerte o el más temerario, sino el más inseguro; aunque no se me crea.
Los cultos y refinados Cow Boys de Kansas City invaden países árabes, roban sus riquezas y matan a su pueblo. Y el mundo los aplaude. Los sionistas con el cuento de la raza privilegiada, disfrazados de israelíes y carátulas de anglosajones, bombardean poblados palestinos, invaden territorios, roban sus pertenencias y atentan contra su población y el mundo mira para otro costado. Los turcos perpetraron su genocidio contra el pueblo armenio a espaldas del mundo con el cuento de que los cristianos son infieles y ellos pertenecen a la raza superior: El Pan Islámica. Del mismo modo Alemania nazi, también con el cuento de la raza superior intentó acabar con los judíos. Cada uno de ellos ventila diferentes puntos de lógicas, pero demostrando el mismo espectro del temor. Invaden por miedo a que sean desmerecidos. Matan por miedo a que les toque la misma suerte. Difaman por sentirse inferiores. Todas son señales de inseguridad, inestabilidad y perturbación mental. Todos ellos se rigen por la ley: Quien pega primero, pega más fuerte. El fuerte no necesita demostrar que lo es, lo mismo el sabio. Quien alza la voz es porque posee dudas de su propia verdad. Nadie es superior a nadie, inferior tampoco; crea en Dios o en un caballo alado. Todo el mundo es libre de rezar al que más le place y viva del modo que más le conviene. No existen civilizaciones superiores ni razas superiores; son conceptos erróneos. Saber convivir no es vivir con, y es lo que los racistas, los genocidas, los mercenarios y difamadores ignoran.
La misma palabra “terrorista” toma cuerpo según el ángulo en que se la mira. Un guerrillero no es un terrorista. En realidad los tildados de terroristas no son más que vengadores, revolucionarios, defensores de la dignidad humana, socorristas, justicieros, voluntarios, paladines e idealistas; todos ellos obran por vocación.
Los terroristas son quienes matan en nombre de la paz. Los ejércitos de alguna forma son terroristas. Al cobrar sueldos se tornan mercenarios y un mercenario es un terrorista que vendió su alma por una medalla, alguien que debe matar a un hermano para que lo reconozcan por héroe y por ahí lo convierten en una estatua de bronce adornando una plazoleta.
Digamos que, para el imperio capitalista, un idealista, por más que haya sido adiestrado por La CIA, si no coincide con la tiranía de sus maestros, en el lenguaje fariseo, no es otro que un terrorista.
Cordialmente: Rupén Berberian (Raymond)
www.arteraymond.com.ar
Nos enriquece su opinión… Gracias
“REFLEXIONEMOS” Está a su disposición.
4 582 8652.




RESPONDER ESTE MENSAJE | REPLY THIS MESSAGE
Publicado por: Rupén (raymond henri charles) Berberian | Buenos aires | Argentina | 21/05/2011
Audición radial INTEGRACION ARMENIA
Director Dr. Oscar Lomlomdjian
Reflexión escrita y leída por Rupén Berberian (Raymond)
Sábado 21 de Mayo 2011
De 13 a 14 horas
AM 680 Radio Magna
e.mail: interarmenia@hotmail.com

***
REACCIONO, LUEGO PIENSO
A veces me pregunto si las divisiones entre una misma comunidad son necesarias y de pronto se me acopla otra pregunta: ¿Cuál de todas ellas sería la acertada?
Cada uno de nosotros, esté o no incorporado a nuestra Torre de Babel defiende su propio interés por encima de los demás y con ello desvía el rumbo que conduce a Roma.
Las divisiones se originaron para señalar la paja en el ojo ajeno y que cada sector detecte los errores del otro y es donde comienzan las divergencias y se arman rivalidades. Con que mi Dios es el legítimo; lleva el sello en el orillo… Con que el capitalismo, el imperialismo, el comunismo el nazismo y el sionismo… Si me preguntaran cuál de ellos preferiría para mi granja, contestaría: ninguno, pues ninguno conduce a Roma. Para colmo, cada uno de los nombrados cree que con su batuta mágica descubriría la mariposa dorada. En su gran mayoría son conductas copiadas de los animales. Digo yo… ¿es tan complicado encontrar el centro del universo sensitivo; colocarnos en medio de la balanza del bien y del mal? ¿Cómo sería el ser humano si entendiera la moraleja de ofrecer la otra mejilla? Caín y Abel eran hermanos y no llegaron a ningún entendimiento; finalmente predominó la fuerza bruta. Sin embargo estoy convencido que es posible separarnos del animal que llevamos puesto; es cuestión de educación, ¿verdad?, de una visión amplia de nuestra sociabilidad. Aquellos que lo intentaron mediante los credos, quedaron en medio camino. No digo de sacrificarse el uno por el otro, sino encontrar el centro del universo en los demás, luego… contar hasta diez.
Hay quienes piensan que lo mejor para mí es lo mejor para los demás. Otros dan vuelta el concepto diciendo: “Lo mejor para los demás es lo mejor para mí”. Pero también existen quienes se creen herederos del cielo y las demás criaturas humanas son siervos útiles. Claro que lo ideal es nacer en un Paraíso de equilibrada cultura, donde la vida esté programada, donde estén previstas las comodidades indispensables, estén resueltos el hambre, la sed y estemos rodeados por una sociedad hermanada en la tolerancia y la comprensión. Donde no habría de sacrificar la mitad de nuestra existencia en armarnos un techo y ganarnos el pan nuestro de cada día con el sudor de la frente. Desde luego que ese sería un mundo distinto, pero de ese espejismo idealizado estamos a un millón de años luz.
Por lo menos, para conducirnos a Roma deberíamos tomar conciencia de aquello que nos perjudica y de aquello que nos hace crecer la razón, que comencemos a ejecutar en nosotros todo rasgo de odios, envidia, codicia y ambición que pudiéramos visualizar en nuestra pantalla moral y eliminarlos de nuestra cotidianidad. Comenzar a tenerles piedad, tolerancia, solidaridad y comprensión a todos nuestros allegados por no haber alcanzado la madurez de los mentes abiertos y así ir escalando peldaños tras peldaños hacía la plenitud de nuestra esencia divina; ir admitiendo que la razón absoluta no la tiene nadie, que la convivencia va de la mano de la tolerancia, que en la verdad más absoluta oculta mentiras; que quien golpea no es el más temerario sino el más vil. Que una rosa siempre, puede definir una batalla.
Cordialmente
Rupén Berberian (Raymond)
www.arteraymond.com.ar
raymond_berberian@yahoo.com
Nos interesa su opinión…Gracias


RESPONDER ESTE MENSAJE | REPLY THIS MESSAGE
Publicado por: Rupén (raymond henri charles) Berberian | Buenos aires | Argentina | 14/05/2011


Audición radial INTEGRACION ARMENIA
Director Dr. Oscar Lomlomdjian
Reflexión escrita y leída por Rupén Berberian (Raymond)
Sábado 14 de Mayo 2011
De 13 a 14 horas
AM 680 Radio Magna
e.mail: interarmenia@hotmail.com
***
GOLONDRINAS DE ALAS DORADAS
Entiendo que una, dos o más golondrinas no hacen verano. También entiendo, gracias a mi obstinado escepticismo que detrás de toda dádiva aperece una factura. Que el nieto de uno de los héroes legendarios de Turquía esté tratando de congraciarse con los armenios de la diáspora reconociendo abiertamente el genocidio perpetrado por su abuelo y demás criminales, en verdad me da pena, mucha pena, porque me imagino que ese turco debe llevar en la conciencia una cruz, en vez de la tradicional media luna. También me llega la expresión de solidaridad hacia nosotros de unos cuantos intelectuales turcos que se han puesto de acuerdo en simular acompañarnos en el sentimiento. Lo entiendo y me parece bien, hasta normal, de que ocurran a ciertos turcos expresiones similares luego de casi cien años de la desaparición de más de un millón y medio de armenios de sus tierras ancestrales. Las catástrofes generalmente se miden sobre la calma, luego de que la tormenta haya desaparecido. Y la nuestra es tan inconmensurable que se va generándose día tras día.
Entiendo también que nada es gratis y que detrás de todos esos parámetros existe un gato encerrado. Pienso y que me perdonen aquellos que no coinciden con mis enfoques, que todas esas manifestaciones y exposiciones no son sino fruto de la inteligencia turca a fin de evaluar el grado de percepción de los armenios por descubrir la quinta pata al gato.
Entiendo también la emoción que les produce a ciertos hermanos míos empecinados en hallar el tesoro del pirata y la gruta de Alí Babá con tales acercamientos y de qué manera se arrojan a la pileta sin importarles que esté con agua. Ahora bien… Mi pregunta es: esos hermanos míos ¿Se arrojan en serio a la pileta o simulan hacerlo…?
Yo a los turcos los entiendo porque sé cómo piensan y no hago más que resaltar sus defectos que son muchos sin duda alguna. ¿Qué pasaría si me ocurriera obrar al revés, buscando en ellos el eslabón perdido, pasando por alto el haber masacrado a mis familiares de Diarbekir? Es muy posible que encontrara a mí mismo reflejado en ellos.
En verdad dudo, si debiera festejar y aplaudir la generosidad de mis hermanos por recibir y acoger a esas ovejas negras surgidas de la Nación Turca, como… poner en consideración aquello de “Todos Somos Armenios” recordando a Hrant Dink el periodista turco de origen armenio ultimado por el fanatismo turco, mientras en las cárceles existen numerosos (Hrant Dink) cumpliendo sentencias por haber mencionado la palabra prohibida. Y… aunque en el interior del país las pancartas y las expresiones sean otras, muy distintas…
“Dejen que los niños vengan a mí” Dijo Jesús. Y yo diría: dejen que esos emisarios turcos vengan a nosotros. Tal vez por ese lado podamos romper las cadenas de la incomprensión y del odio, y abramos un sendero común hacia las puertas de la eternidad.
El Estado turco nos está, a mi entender, lanzándonos ilusiones para escoger; pues bienvenidas sean. No obstante no debemos olvidar quienes son ellos y qué es lo que pretenden. Deberíamos estar alertas y obrar con el cerebro no con la pasión del corazón. Si es que intentamos avanzar sobre un espejismo, hagámoslo paso a paso y con mucha cautela de no pisar las minas sembradas ex profeso en el camino. Lo superficial nos parece acogedor, evidentemente. Para pescar, se lanza una lombriz colgada de un anzuelo. Depende de nosotros no engolosinarnos y detectar el anzuelo que nos está arrojando disimuladamente el Estado turco a través de sus emisarios.
Jesús dijo: ¡Guardaos de los falsos profetas que vienen a nosotros con vestido de ovejas, mas de dentro son lobos rapaces!
¡To be or not to be…! Por las dudas conviene no alzar demasiado vuelo; la caída podría ser dolorosa.
Cordialmente
Rupén Berberian (Raymond)
Raymond_berberian@yahoo.com
www.arteraymond.com.ar
Nos interesa su opinión… Gracias
RESPONDER ESTE MENSAJE | REPLY THIS MESSAGE
Publicado por: Rupén (raymond henri charles) Berberian | Buenos aires | Argentina | 09/05/2011

LO PERDIDO, PERDIDO
Nos han echado de nuestros terruños, nos han masacrado y debe haber más que un motivo para tanto ensañamiento. No se me ocurre pensar que éramos lo más malo que había en el Imperio, caso contrario no habríamos sido la mano derecha de los Sultanes otomanos. Debe haber existido un espíritu maligno que inspirara a que se perpetrara un genocidio, nada menos que contra la mano derecha de Turquía. ¿Cómo es que los turcos prescindieron tan pronto de los armenios y quienes fueron sus reemplazantes inmediatos…? ¿Cómo es que Turquía se mantiene en una postura casi imperturbable luego de haber perpetrado nada menos que un Genocidio? Y nosotros, los armenios de la diáspora, ¿por qué, luego de tanto tiempo transcurrido no hemos logrado conmover al mundo con nuestro extranjerismo? ¿En qué seguimos soñando para que Turquía esté menospreciándonos con su negacionismo? ¿En qué razón se basa, con qué se justifica, sobre cuáles parámetros se apoya?, parámetros que nos vendría bien a nosotros. ¿Es acaso suficiente y reconfortante recordar a nuestros mártires cada 24 de Abril y desfilar pacíficamente, rodeando las cedes de las Embajadas Turcas en el mundo con pancartas; rezar, cantar y bailar Kachari en las plazas y luego cada uno a su casa con la conciencia tranquila del deber cumplido?
No sé por qué, pero se me hace que de ese modo jamás habremos de resolver nuestro problema. Nuestro objetivo es recuperar la oveja perdida y con ella planear el regreso a casa. El hecho de resistir al extranjerismo ya nos está causando un hábito, el mullido sofá de pana colorada que nos hemos sabido ganar nos está enviciando. Sin percatarlo, le estamos brindando nuestra sangre al mundo a cambio de agradecimiento. Estamos siendo absorbidos por un bienestar que está trazando nuestra desaparición como diáspora. La diáspora en cuestión no es una patria en el exilio hecha de mil lenguajes y razonamientos dispares. Es una tregua indefinida; una larga espera sin horizontes claros.
Vuelvo a insistir: bailar, cantar, elaborar buena comida, asistir a misa como buenos cristianos y reunirse en los Madagh, no se llega a nada. Es simplemente un subsistir en la nada. Con suerte, dentro de un tiempo sin tiempo habrá una tumba colectiva con un gentil epitafio en letras de oro que diga: “Aquí estuvieron y fueron desapareciendo los armenios, hijo y nietos de los sobrevivientes del genocidio perpetrado por el Estado turco en 1915 a 1923”
Deberíamos aprender de nuestras fallas y de nuestros innumerables errores y también de nuestros enemigos; no imitarlos, sino encontrar el antídoto que nos permita resistir el exilio e ir aprendiendo a diagnosticar el accionar del cerebro de nuestros enemigos. Lo hemos sabido hacer en el pasado. Mas hoy deberíamos usar todas las artimañas, la astucia de zorro, la mayor hipocresía política y la diplomacia de ajedrez, los enemigos deben creer saber lo que pensamos, mas no aquello que pensamos.
Ante todo, no confundir turcos con el Islam, ni el Islam con los turcos. Nuestros enemigos fueron y son turcos disfrazados de musulmanes. Si cada uno de nosotros envuelto en su ideología partidaria tira para un costado estará desperdiciando el esfuerzo de otro hermano y con ello le estará cediendo terreno al enemigo. Pero si entre todos dejamos nuestro orgullo en cuarentena y sepamos agruparnos bajo una causa común; tal como idear, a largo plazo, el regreso a casa, seremos nosotros quienes creceremos.
Los logros obtenidos en esos noventa y seis años de extranjerismo son tan escasos que no vale la pena mencionar. Es tal vez por ello, cada golondrina que cruza nuestro cielo, nos hace perder la cabeza con que se asoma la primavera.
Digo yo… ¿Si diéramos vuelta la página, nos expusiéramos a la ruleta rusa y nos convirtiéramos todos en carne de cañón, qué más perderíamos más allá de lo perdido?
Nuestra verdadera encrucijada es no saber qué hacer con Armenia Libre e Independiente y desconocer, qué es Ella capaz de hacer por nosotros. Mientras tanto, el tiempo corre y la cruz pesa.
Cordialmente
Rupén Berberian (Raymond)
Raymond_berberian@yahoo.com
RESPONDER ESTE MENSAJE | REPLY THIS MESSAGE
Publicado por: Rupén (raymond henri charles) Berberian | Buenos aires | Argentina | 03/05/2011

HASEL DJEMAL
Tengo entendido que el nieto del monstruo Djemal Pasha reconoció que su abuelo había sido uno de los tres grandes cerebros criminales del Estado turco que concibieron y luego perpetraron el genocidio armenio desde 1915 a 1923 con más de un millón y medio de víctimas.
Una semejante confesión, prácticamente inesperada, venida nada menos que del nieto de uno de los tres mayores genocidas turcos, me causa escalofrío; revuelca mi estómago y destapa mis heridas. Mi dilema es, cómo tomarla. Si la enfocara con mi sensibilidad cristiana, le ofrecería mi mano y lo abrazaría, pese al revoltijo provocado con su confesión, pero si lo razonara un poco, simplemente me pondría en guardia y me envolvería el escepticismo. En el fondo, no me sorprende una actitud semejante luego de cien años de lo ocurrido; lo tomo como una suerte de evolución milagrosa de la conciencia, algo así como un fenómeno que suele ocurrir de tanto en tanto; de que se presente alguien que desentona con el resto de su entorno y se revela en procura de una dignidad perdida.
Es difícil, en mi caso, tomar decisiones cuando los recuerdos sangran y las cicatrices no ha sido curadas con agua bendita. Podría incluso llegar a creer en la buena fe de ese turco y olvidarme por un momento que se trata del nieto que causó la muerte de toda una comunidad, quien ordenó asesinar en Diarbekir a todos los Mendidjian, mi familia materna.
Tal vez y digo tal vez; si llegase a controlar mis emociones y detener la aparición de mis lágrimas de impotencia amordazadas bajo mi honda superficie, tal vez y digo tal vez, pondría mis congojas en remojo y lloraría abrazado a él como hermanos. Pero…
Una golondrina no hace verano… El gesto de ese personaje es rescatable, pero no resuelve mi problema ni la de mis hermanos de la diáspora. Es una gota de agua dulce en el mar. Mientras el Estado turco se mantiene en su absurdo negacionismo, encarcele a todos aquellos que se atreven hablar del genocidio; no devuelve los territorios armenios usurpados, no indemnice a los sobrevivientes y a sus familiares y reintegre sus bienes, mientras le enciende las hogueras del odio a Azerbaiyan y sueñe con idealizar su PAN TURQUISMO, no habrá paz ni perdón en la región.
Yo, desde mi humilde posición le agradecería a Hasel Djemal su buena intención de acercarse a nosotros y le diría que regrese en paz a su país a predicar sobre la verdad de los hechos. Su vos, siendo nieto de uno de los grandes héroes de Turquía, será escuchada y tal vez, imitada.
21/Abril/2011
Cordialmente
www.arteraymond.com.ar raymond_berberian@yahoo.com
Nos interesa su opinión… Gracias.
Para la reservación de “REFLEXIONEMOS” de Rupén Berberian (Raymond) Edición limitada de R.B. ARMENIE, de reciente aparición, pueden llamar a los siguientes teléfonos: 4 582 8652 15 68 17 92 29.
Radio Magna AM 680. Audición: Integración Armenia:
Dr. Oscar Lomlomdjian 4713 8828 /18 /08
O, a su celular: 15 58 35 61 39


RESPONDER ESTE MENSAJE | REPLY THIS MESSAGE
Publicado por: Raymond henri charles Berberian | Buenos aires | Argentina | 20/03/2011
Audición radial INTEGRACIÓN ARMENIA
Director Dr. Oscar Lomlomdjian
Reflexión escrita y leída por Rupén Berberian (Raymond)
Sábado 19 Marzo 2011.
De 13 a 14 horas
AM 680 Radio Magna
e.mail: interamenia@hotmail.com
LA CABEZA DE LA SERPIENTE
Se comenta que durante la época de los nazis hubo armenios que salvaron a numerosos judíos de ser trasladados. Los hubo también entre los mismos alemanes gente piadosa que escondieron a judíos en sus casas. También se sabe que durante el genocidio de los armenios, muchos turcos salvaron a armenios de ser masacrados, aun bajo el riesgo de perder sus propias vidas.
El Papa Juan Paulo II había pronunciado lo siguiente: “Un musulmán no podría ser terrorista y un terrorista no podría ser musulmán.”
Ahora me pregunto: ¿Hubo entre los sionistas alguien que salvara palestinos? Por lo menos, reconozco no estar al tanto, por si acaso…, como tampoco me consta que algún “dönme” arrepentido, haya salvado cristianos.
Aquí no se trata de razas, ni de conducta, educación, de sectores políticos o de fe religiosa; se trata simplemente de Humanitarismo. Por más que el lobo se disfrace de cordero, comportarse de lobo es más fuerte que él. A veces la misma apariencia humana es engañadora y los hay monstruos desalmados con disfraces de hombres santos y religiosos.
Según un turco que fomenta la amistad Argentina-turca: “Un musulmán no puede ser fanático” para él, en la interpretación de los grandes eruditos: “No hay en el Corán el menor trazo de una sentencia o actitud contraria al amor, la convivencia y el diálogo” Por su parte Alsayed, miembro del Centro Cultural Islámico Rey Fahd, agrega: “El Profeta Mahoma nos dice que el Islam no admite extremismos y, que el mundo occidental posee una visión distorsionada de la religión islámica, ya que el Islam defiende los derechos de los “no musulmanes” desde 1432 hasta la fecha” Además el Corán aclara: La mujer es la base esencial de la sociedad y por eso el Islam dignifica su papel” y prosigue:“Los mejores entre vosotros son aquellos que mejor tratan y se comportan con la mujer”
Con todo esto Fathalla Gülen, lider espiritual turco nos señala que a partir de Mustafá Kemal, alias Ataturk, los militares se convirtieron, de hecho en los guardianes del “Estado Laico” turco.
Hasta aquí la anécdota.
Todos esos respetables señores expresan lo que sienten y es su verdad, lo que para ellos es inapelable.
Siendo hijo de armenios sobrevivientes del genocidio perpetrado por el Estado turco y sin ser musulmán, creo plenamente en la doctrina del Profeta Mahoma y respeto como libro Sagrado al Corán. Lo que no entiendo es, ¿cómo habiendo eruditos turcos musulmanes no les hayan sabido traducir fielmente el Corán del árabe al turco para que el pueblo conozca sus virtudes y no lo tergiverse interpretándolo a su antojo. ¡Qué respeto, ni respeto hacia la mujer…! Me imagino que una mujer es una criatura universal igual en todas las razas y credos o ¿el Corán se refiere a las musulmanas únicamente? Porque si de mujeres hablara y la conducta de los turcos hacia ellas, llenaría enciclopedias de aberraciones. Esos señores se olvidaron de la carnicería y de su ofensa a la dignidad humana. Que me vengan a explicar dónde y en qué párrafo del Sagrado Corán se discrimina a la mujer por su fe religiosa… A las mujeres armenias las deshonraron, a las iglesias armenias las quemaron con sus fieles, robaron sus pertenencias, despedazaron a los niños con sus sables y bayonetas a esos pobres inocentes, a esos angelitos se los enterraban vivos, los arrojaban a las aguas hasta ahogarlos, cuando no los dejaban perecer de hambre ¿y me vienen a contar con que Turquía, el Islam y la mar en coche…? Y no obstante yo, a los turcos, los entiendo, a mi manera claro… Ellos, no fueron los musulmanes quienes ordenaron el genocidio contra los armenios. Aunque parezca mentira, la población turca fue víctima del engaño y desinformación; los turcos fueron los instrumentos, la mano de obra que fue seducida y retrotraída a sus raíces salvajes. ¿Quiénes fueron los que mandaban y quiénes eran los verdaderos turcos…? ¡No señores! No eran turcos. Los armenios convivieron con los turcos, bien o mal, durante seiscientos años y muchos fueron quienes dieron su vida por Turquía. Allí y que no quepan dudas, imperó la cabeza de la serpiente.
Que alguien me venga a decir: la religión fue simplemente un motivo e instrumento para incentivar los odios y el fanatismo. Alguien, ¿algún historiador se interesó por contemplar las excusas de ese crimen de lesa humanidad? No; claro que no. Nadie vio más allá de sus narices: Eliminar a los armenios, conocidos por “Los Europeos de Oriente Medio”; significaba grandes extensiones de tierras con sus minerales, su oro y plata; significaba arrimarse al petróleo de Azerbaidyan; significaba coimas alemanes con la extensión de la red del ferrocarril que uniera Berlín, Bagdad y Bakü. Cae de maduro que a los “dönme” les interesaba apoderarse del Imperio, así tener un pie en su sueño de forjar su legendario Gran Israel, que abarcara según sus sagradas escrituras, desde Nilo al Eufrates, pese a que les fuera negada su compra por los mismos sultanes de Turquía.
Cae de maduro también que a los “dönme” les interesaba más el signo oro que una incursión provisoria en la religión islámica.
Que alguien me recuerde: ¿Cuántos “dönme” quedaron en Turquía de todos aquellos; que no han vuelto a sus raíces sionistas en Israel con el oro de los armenios repletos los bolsillos y misión cumplida. Pero de ello, no se habla…
Que yo sepa, no se valora a las personas por su religión, sino por su actitud y su don de gente ante sus semejantes.
Cordialmente
Rupén Berberian (Raymond)
www.arteraymond.com.ar
Nos interesa su opinión… Gracias.
RESPONDER ESTE MENSAJE | REPLY THIS MESSAGE
Publicado por: Gema Benito | Alicante | Spain | 03/03/2011
Quiero darles a conocer a todos ustedes el magnífico libro que acaba de publicarse en España sobre el genocidio armenio a manos de los turcos: El libro de los susurros, cuyo autor es Varujan Vosganian, ex ministro de Finanzas de Rumania, de origen armenio.
Curiosamente uno de los personajes del libro es el abuelo de Eduardo Seferian.
Vean la crónica que salió la semana pasada: http://www.madridenmarco.webege.com/documents/eventosmadridenmarco.php?entry_id=1295786477
Léanlo que no los va a dejar indiferentes.
RESPONDER ESTE MENSAJE | REPLY THIS MESSAGE
Publicado por: Varujan Vosganian | | Romania | 30/04/2011
Muchas gracias, Benito, por el anuncio sobre la version espagnol del Libro de los Susurros. Y tienes razon, el abuelo de Eduardo Seferian, vivendo en Buenos Aires, es uno de los personajes del Libro. Hasta la vista!
RESPONDER ESTE MENSAJE | REPLY THIS MESSAGE
Publicado por: Varujan Vosganian | | Romania | 30/04/2011
Muchas gracias, Benito, por el anuncio sobre la version espagnol del Libro de los Susurros. Y tienes razon, el abuelo de Eduardo Seferian, vivendo en Buenos Aires, es uno de los personajes del Libro. Hasta la vista!
RESPONDER ESTE MENSAJE | REPLY THIS MESSAGE
Publicado por: Raymond henri charles Berberian | Buenos aires | Argentina | 24/01/2011

PROCERES DE LA APOCALIPSIS.
Próceres de la Apocalipsis
Otro de los grandes héroes de Turquía, un tal Mustafá Kemal, alias Ataturk, no solamente demostró sus extraños sentimientos humanitarios contra la población armenia de Cilicia, sino que también mandó colgar en un solo día, ciento cincuenta religiosos islámicos que, manteniéndose fieles al Corán, se negaban modificar su idioma, escrito en letras árabes, contra la modernización impuesta por el Ataturk, en letras latinas.
Nuestro prócer, turco, decía descender de los Hititas, una mezcla étnica con predominio mongol, mas deduzco que él descuidaría ex profeso un detalle de tan poca trascendencia.
Digamos que Hatussa la capital del reino de los hititas estaba situada nada menos que en la meseta Armenia. Acontecía el siglo XVII a.C y todos sabemos, los libros de historia también, que la existencia de los turcos en Anatolia y sobre las tierras armenias data solamente de algo más de seiscientos años, con la llegada de las hordas mongoles y tártaras desde el sudeste de China.
Yo tengo una frase que se aplicaría a ese tema, dice así: “Cuando te hacen creer que te están haciendo un favor, solamente te lo hacen creer”
Digo yo… ¿hasta cuándo ése y demás celebres turcos han de buscar tergiversar la historia del imperio otomano y engañar al mundo? ¿No fueron acaso sus abuelos, quienes cayeron sobre Asia Menor como langostas barridas por una escoba?
La historia habla de la crueldad de los asirios, de cuando arrasaban con sus vecinos, matando, robando y violando, para llevarse como esclavos a los artesanos y abandonar los poblados en llamas.
El Ataturk desconocerá, me imagino, que haciendo honor a su raza, sus parientes quemaron cuántas iglesias y poblados hubo por su camino, cuya nobleza consistía en desprenderse provisoriamente de la bestia que eran, para rezarle a Ala y someter a los cristianos armenios, siríacos, caldeos, asirios y griegos, ofreciéndoles la oportunidad de sobrevivir convirtiéndose al Islam o, perecer degollados.
Desde ya hubo claras diferencias entre aquél enjambre de civilizaciones asirias y la del Kemal Ataturk. Su propia gente no decapitaba a sus víctimas, las colgaba, las degollaba o adornaban sus plazas con ellas, introducidas en un poste hasta morir, una particular tortura otomana que fue imitado por los zulús en África.
Los turcos fueron tan piadosos y tan buena gente que elegían y seleccionaban entre las huérfanas armenias a las más agraciadas para engrosarlas a sus harenes. Tuvieron que cargarse a disgusto la responsabilidad de alimentar a miles y miles de ellas; si bien era una manera de apagar su sufrimiento y de paso, lograban borrar su identidad armenia, así, demostrarle a Alá su indiscutible generosidad y reclamarle una recompensa en el cielo.
21/Enero/2011
Rupén Berberian (Raymond)
raymond_berberian@yahoo.com
RESPONDER ESTE MENSAJE | REPLY THIS MESSAGE
Publicado por: Raymond henri charles berberian Berberian | Buenos aires | Argentina | 12/01/2011
MERCADERES DE ILUSIONES
El mandamás de la nación más poderosa de la actualidad entendió que el negocio era trampear a los armenios en su buena fe, prometiéndoles solidaridad como un gesto de agradecimiento por ayudar a la evolución y el engrandecimiento de su país, cosa, que agregaría a sus discursos la palabra “Genocidio” tan reclamada por ellos. Mas llegado el momento y demás momentos, la misma palabra le fue atragantada en medio de los discursos y el pobre hombre tuvo que pronunciar entrecortada otra en su remplazo. Es posible que estuviera amenazado a obedecer las consignas de la rubia señora que desde su elección le marcaba los pasos y nuestro hombre se olvidó de sus promesas y también de su olvido. Y menos mal, caso contrario, a la Secretaria de Estado, la anglosajona, le habría agarrado tal descompostura que le habría obligado a desparramar sus bondades en medio del escenario.
El honor y el valor de la palabra empeñada es tan sólo simbolismo para los poderosos, no compromete a nadie; se las juegan a cara y cruz, a menos que envuelvan grandes intereses y un patriotismo de metales sólidos bastante convincente.
En realidad, si el Mandamás hubiese accedido a cumplir con sus promesas, habría puesto en jaque a Israel y al Estado turco, que es mucho decir. Se le agravarían las finazas y las estrategias militares de los mercaderes de la muerte.
Al hombre lo encajonaron. Que no se crea porque siendo el Presidente de los Estados Unidos no sea un fantoche al servicio de los intereses de unos cuantos y que nadie se atrevería ponerle trabas en las ruedas. Para llegar a convertirse en el amo del poder, debe haber obtenido el visto bueno de quienes financian ese poder. Con que el Presidente razone por su propia cabeza, no digo obedezca órdenes, porque crearía confusión y parecería grosero de mi parte. Con que tenga decisión propia –repito- yo lo pondría en dudas. Para mí el Presidente de Los Estados Unidos es un esclavo con corbata de lo le dicte la Bolsa de Nueva York. Bueno, eso creo, y no pienso estar demasiado desacertado.
Pobres hermanos americanizados, ya se creían dueños de la situación con un Presidente de raíces extranjeras al igual que ellos. Pero ya ven, la raza anglosajona sigue haciendo estragos, sigue prevaleciendo con sus tiranías decorativas. Utilizando el mismo estilo que usaron contra los indios y los esclavos recogidos por África, pero… disimulados en distintas máscaras. Y no hay que asombrarse, con sólo contemplar los recuerdos dejados por los Estados Unidos en el Sudeste Asiático, las maravillas en el Líbano, lanzando Israel al frente; en Irak… ¿Dónde fueron a parar las joyas históricas de sus museos y las reliquias de los palacios? Les robaron todo con la excusa de cazar sospechosos y liberar el territorio del Antrax. Mientras tanto aniquilaron millones de civiles, abandonaron el escenario de operaciones en ruinas y enemistados entre hermanos. Hoy los cristianos son atacados por los moralmente heridos musulmanes. ¿A qué viene ese odio? La deducción es muy simple. Son consecuencias de la desmedida agresión. Quiénes invadieron Irak y Afganistán eran cristianos y sionistas disfrazados de norteamericanos. Salvo en Turquía, que yo sepa, no hubo ataques a iglesias cristianas en ningún otro país por parte del Islam. La comunidad cristiana compartió el mundo islámico sin ningún problema hasta la aparición de los yanquis del Primer Mundo quienes creyeron que con su poderío bélico pondrían de rodillas al Paraíso de Oriente.
¡Mentalícense! ¡Ríndanse a la razón! Por su carisma monetario reconocido en el mundo entero, los sionistas llegan a ese extremo de bombardear despiadadamente a los palestinos, matando por igual musulmanes como cristianos. Para esa población, víctima de un genocidio meticuloso, no es el ejército de Israel quien los ataca, son los mismo “Judíos”.
La guerra educacional de los Estados Unidos junto a sus aliados es indiscutiblemente la provocadora de ese renovado odio entre musulmanes y cristianos ya comprobado en Irak y ahora contra los cristianos coptos en Egipto. Ya el odio y el fanatismo dejaron de ser problemas raciales, sino religiosos, como lo fueron en los tiempos de las Cruzadas. Esto es un puro retroceso de la mentalidad humana. Una indudable decadencia moral.
Aunque no se note, cada soldado rige por su religión y al final de cuentas es responsable de provocar discordia, odio, muerte, rencor y venganzas. A mí personalmente me aterra que estallen nuevamente guerras y odios religiosos, como los hubo en el pasado por culpa de unos inconscientes ambiciosos del poder.
Los mismos hermanos de Armenia quisieron dorarle la píldora a la anglosajona Mandamás de los Estados Unidos. En verdad me dieron lástima. Se olvidaron que quien representa el poder carece de sentimientos y de humanismo. Agasajaron a esa señora cual reina sabiendo fehacientemente que los traicionaría, que sería la responsable directa de trabarle la lengua a su Presidente en el preciso momento que debía pronunciar la palabra “Genocidio”.
En otras palabras, aunque parezca absurdo y me duela pensarlo, una vez más nuestro destino depende de los intereses judíos. Antes fueron los “Sefardi” en Turquía, hoy son los sionistas del Reino Unido y de los Estados Unidos de Norte América quienes nos sabotean. ¿Usted cree que divago? Pues piénselo bien. Mientras Israel no reconoce el genocidio de armenios, y lo haga a modo de devolverle un favor al Estado turco, ni Inglaterra ni Los Estados Unidos se pronunciarán a favor de los armenios.
Aparentemente los sionistas tienen un deber moral o una pasión a futuro con Turquía y vaya a saber, es probable que haya un gato encerrado que en todo ese menjunje que se me escapa.
Recordemos que los judíos fueron los protegidos por los Sultanes de Constantinopla al ser expulsados de España, e Israel, no está dispuesto a acometer contra Turquía por la espalda. Aunque no lo queramos reconocer, los sionistas hoy, poseen la palabra…
6/Enero/2011
Rupén Berberian (Raymond)
Cordialmente
Nos interesa su opinión… 4 582 8652

RESPONDER ESTE MENSAJE | REPLY THIS MESSAGE
Publicado por: Rupén berberian Berberian | Buenos aires | Argentina | 13/12/2010
TANER, UN GRAN HERMANO
Ese Gran Hermano “con corbata”, conciente del grave error cometido por sus abuelos, dice poner en riesgo su vida por su hermandad con los armenios, manipulando el quisquilloso tema del Genocidio. Para mí, por ser demasiado cauto y cargado de suspicacia, sospecho que ese señor no hace más que jugarse por su propia dignidad, lo cual me parece comprensible, viniendo de un hombre inteligente y además culto. De que haya iguales intelectuales que piensen lo mismo, tanto en Turquía o fuera de ella, procuren borrar con el codo el salvajismo de sus abuelos, me parece razonable; es sin duda señal del despertar de la conciencia. No obstante las apariencias, presumo que su verdadero interés podría ser la de darle una imagen retocada de su país a la Unión Europea. Quedaría en dudas, que esos señores se crean simpatizantes o simulen con maestría estar humanamente comprometidos como sensibilizados con nuestra tragedia. Y aquí me acosan algunas confusiones que no puedo evitar de recalcar. Alguien, enterado de cómo opino respecto de ese Gran Hermano, casi me tilda de racista, de extremista y de más cosas por no haber confiado en la confianza de sus maestros políticos. Me desafió a que me vaya a vivir a Turquía y desde allí demuestre mi valentía oponiéndome con mis argumentos a la mentalidad genocida del Estado turco. Pienso que ese Hermano, (sin corbata), enfoca la realidad de una manera muy distinta a la mía. Tal vez él tenga razón; pero en mí, no existen dobles intenciones, no utilizo medias tintas, no llevo gatos encerrados, no me interesa acariciar a Turquía como a los turcos a modo de sacar tajadas de la nada, creyendo con ello defender a mis hermanos de la diáspora. Pienso que ese Hermano mío debería haber meditado antes de atacarme, pues yo, estando donde estoy, me juego al Quijote con mis convicciones y lo hago a cada instante con absoluta entrega y sinceridad. Simplemente, tengo otra visión de los hechos y no confío en las lindas sonrisas de un turco; me cuesta creer, eso es todo. Mis innumerables cicatrices me lo impiden. Con que me falten ciertos toques diplomáticos y sutileza para dictaminar lo mío, tal vez... Los kurdos, por ejemplo, luchan por lo suyo, no lo hacen por nosotros, incluso consideran nuestro territorio una propiedad kurda. No arrojemos por la borda todo su salvajismo experimentado contra nosotros, tampoco desviemos la vista de sus mujeres que asaltaban y despojaban despiadadamente de las pocas pertenencias a las caravanas armenias encaminadas a su destierro. Quien fuera mi enemigo aunque hoy pelee contra otro de mis enemigos, no lo convierte en amigo. Si dos lobos me atacan y de pronto desvían la atención y comienzan a disputar el despojo de un cadáver, eso no me asegura que no volverían contra mí. Aquí hubo un genocidio. Nos han masacrado por igual turcos y kurdos, nos han echado de nuestros terruños ancestrales, nos han desmerecido, han querido borrarnos del mapa, han destruido nuestras reliquias históricas. ¡Qué más…! Han mancillado nuestro honor a gusto y placer y esto es imperdonable, ni siquiera como cristiano, eso creo…
Si unos contados intelectuales de nacionalidad turca, por vergüenza, disienten con la obra macabra de a su Estado, es normal que lo hagan, son seres humanos. No nos olvidemos que tanto turcos como kurdos actuaron y siguen actuando para su propio provecho, no para simpatizarse con nosotros. Nos usaron y aún nos usan como excusa para sus objetivos; juegan con nuestra moral, se revuelcan sobre nuestras cicatrices burlándose de nuestras emociones y nosotros lo aprobamos engolosinados. Tan sólo nos faltaría entonar el himno nacional turco en nuestras casas y alzar su bandera y cartón lleno.
Puede que un turco le tenga consideración al armenio, como no… tampoco sería raro que un armenio encuentre alguna afinidad en el turco, en el fondo, repito, son seres humanos, no bestias; no obstante ello, no quita que nos deban vidas humanas, muchas vidas humanas y todo lo que significa nuestras herencias milenarias.
Al fin de cuentas, el despertar de la conciencia de esos intelectuales turcos es lo esperado y en hora buena. Por lo que me imagino estarían yendo al grano, interviniendo y reclamando a su gobierno la reincorporación como ciudadanos turcos de origen armenio a todos los descendientes de los sobrevivientes, además de modificar sus leyes racistas como para intentar un acercamiento con nuestra diáspora, enviándonos a Un Gran Hermano. Y… que nos pida formalmente perdón a nosotros y a la humanidad entera, por haber atentado contra la propia naturaleza del ser humano.
Aquel entonces… yo mismo abrazaré al primer turco que se me cruza, pero… lamentablemente, temo que eso no ocurra, ya que mi avanzada edad será el mayor y único impedimento.
Rupén Berberian(Raymond)
Respetuosamente
RESPONDER ESTE MENSAJE | REPLY THIS MESSAGE
Publicado por: Rupén (raymond henri charles) Berberian | Buenos aires | Argentina | 04/12/2010
UNA OPINIÓN PERSONAL
El mejor toque psicológico para seducirnos como armenios de la diáspora es mandarnos, al cabo de cien años, un mensajero, “un turco, nacido en Ardahan, Provincia armenia usurpada por el Estado turco” que detecte dónde más nos duele, tantee el terreno y diagnostique nuestra situación emocional. No nos olvidemos que hay lobos sanguinarios que dan imagen de cordero degollado y espían minuciosamente tras una estrategia bien ensayada, los puntos débiles de sus próximas víctimas.
Nos cae de sorpresa un supuesto candidato a la hermandad universal, de nacionalidad turca y marcada fisonomía familiar, un mercader de ilusiones que nos viene a sermonear sobre las virtudes del Arco Iris. Dice ser un voluntario, emocionalmente comprometido con el dolor de sus hermanos armenios, donde según sus propias palabras, nos reconoce como su gran familia. Simula llevar un pesado fardo en su conciencia que arrastra desde su pueblo. Confiesa que fue preso por las autoridades de su país por sus ideas democráticas y que conoció a Hrant Dink, el asesinado periodista de nacionalidad turca y de origen armenio. Trata de vendernos un buzón recién lustrado al eximir de culpa y cargo a sus compatriotas, con que el pueblo turco es inocente, incapaz de cometer, ni siquiera consentir un genocidio contra sus hermanos armenios. Que aquellas fueron exageraciones, apenas algunas locuras patrióticas, unos deslices inocentes del ejército turco, guiados por Taleat, Enver y demás oficiales y que su intachable héroe nacional Mustafá Kemal, alias el Ataturk, siempre respetó a la comunidad armenia.
Digo yo… si nuestro personaje realmente fue condenado y encarcelado según afirma, ¿cómo es que huyó de la cárcel y anda suelto, permitiéndosele entrar y salir de Turquía libremente y, si es tan fácil escaparse de las cárceles de su país? Dice que sus libros hablan a favor de los armenios, reconociendo en ellos los errores de su Gran Nación y que los mismos son editados en Turquía.
¿Qué quieren que les diga…? A mí me da que pensar… Para mí que su presencia entre nosotros contiene un gato encerrado y muchas golondrinas volando... Además sus mensajes dirigidos a la diáspora fueron bien claros: que la armenidad se olvide de reclamar sus supuestos territorios que ya pertenecen al Estado turco y que su país está ocupándose generosamente de restaurar las iglesias armenias, reliquias de la humanidad (transformándolas en mezquitas, agregaría yo…) y que existen proyectos y gran interés del Estado turco y sus gobernantes de que la región sea promovida al turismo internacional. O sea: que los armenios de la diáspora vayan a visitar sus reliquias históricas usurpadas por el Estado turco y además gasten su dinero en el país.
Disimuladamente, claro; nuestro personaje actúa de agente de viajes promocionando el turismo en las provincias armenias en beneficio de su país, como lo hicieran, no hace mucho, un ex ministro de economía de la Argentina y su señora esposa, nieta de nuestros sobrevivientes armenios, a los que les fue obsequiado el libro de honor de Ataturk y las Llaves de no sé qué lugar.
Y nosotros, a ese turco, con corbata, le compramos sus libros y lo honramos, para que su gobierno se entere que a pesar de todo y del tiempo transcurrido, seguimos siendo ingenuos y buenos anfitriones, incluso con un emisario de nuestros verdugos.
Personalmente y no está en mi ánimo ofender a nadie; opino simplemente: deduzco que toda esa parodia está orquestada, guiada y controlada por el Estado turco. Personalmente, no le creo a ningún turco, aunque use corbata, lleve alas, tenga aureola y vista de santo. La confianza requiere mucha práctica, ojo clínico y gran susceptibilidad y nosotros… nosotros estamos apunto de percibir la llegada de La Primavera tras una golondrina furtiva, como que hubiesen enanos visualizando un Papá Noel, bailando dentro de nuestros cerebros que nos hicieran olvidar por un momento a nuestro familiares masacrados sobre sus raíces ancestrales.
Que ese “turco, con corbata” me explique por qué el “turco” arrancó las cruces de las iglesias armenias y por qué su querido Mustafá Kemal, alias el Ataturk no las repuso y luego… luego que me vengan a hablar de la hermandad internacional, de la tolerancia racial, de las leyes sociales, de los derechos humanos, de la imparcialidad de ese señor tan honrado: el Ataturk, de un ejército miope que erró su objetivo, que no fue un genocidio racista y que el pueblo ni siquiera estaba enterado de que sus propios hermanos perpetraban un Genocidio, ¡Un Genocidio! contra los armenios.
Que ese “turco, con corbata” me de su versión sobre el por qué el Estado turco prosigue con su absurdo negacionismo habiendo tantas pruebas incuestionables, tantas evidencias sobre el genocidio perpetrado por los energúmenos, racistas, Taleat, Enver y sus secuaces, consagrados como grandes héroes nacionales.
Coincido sin embargo con Taner, “el turco, con corbata”, que los turcos al igual que él, siempre se sintieron parte de una gran familia que lucha por sus derechos. De momento que los armenios fueron masacrados bajo las narices del pueblo turco, dudo de que no haya sido lo del pueblo un sentimiento compartido. Por otro lado, los armenios jamás sintieron a los turcos como parte de una gran familia; ¡esa es la diferencia! Y ahora que el tiempo ha transcurrido, las nuevas generaciones no solamente ignoran lo del Genocidio, dudan, debido a su ceguera mental impuesta por el Estado turco, de que los armenios hayan existido.
Rupén Berberian (Raymond)
Respetuosamente
Nos interesa su opinión, sea a favor o en contra.
RESPONDER ESTE MENSAJE | REPLY THIS MESSAGE
Publicado por: Rupén (raymond henri charles) Berberian | Buenos aires | Argentina | 21/11/2010
SOÑAR NO CUESTA NADA
Hay quienes se ocupan de minimizar el drama acontecido con nosotros, con que cristianamente no correspondería odiar a nuestros enemigos, que el pasado pasó y que los turcos son seres humanos con sus virtudes y defectos como cada uno de nosotros.
Es cierto que los turcos de hoy no son los de ayer, pero mientras conservan la misma mentalidad, mantengan su fanatismo racista, consideren un deber patriótico decretado por orden del Sultan, matar armenios, caldeos, y siríacos. Mientras sean aspirantes al “Panturquismo” y su gobierno siga con su absurdo negacionismo, me será imposible considerarlos otra cosa más que bestias sanguinarias, como lo fueron sus abuelos y sus ancestros, incultos tártaros y mongoles.
A mí personalmente no me emociona que algunos intelectuales turcos sientan vergüenza por lo ocurrido con nosotros o salgan a la calle con pancartas luego de que hayan matado a un periodista turco de origen armenio llamado Hrant Dink. Me indigna que el gobierno turco le haya mentido a su propio pueblo y que la mayoría de la ciudadanía esté convencida de que fueron ellos las víctimas y los armenios, sospechosos de ser simpatizantes de los rusos, ingleses y franceses, sus victimarios. No obstante, se me ocurre que al final de cuentas no sería imposible que aparezca en un futuro abstracto un entendimiento entre los dos pueblos, me refiero al turco y a la Diáspora Armenia, siempre y cuando al turco esté bien informado de la verdad y su gobierno le pida perdón a él como a nosotros, por los crímenes de sus abuelos.
Es cierto que los turcos llevan la apariencia de seres humanos, pero su conducta y su moral siguen siendo las de las bestias. Los sionistas europeos son también seres humanos, pero no dejan de ser racistas y criminales.
Y decir que en este mundo hay cabida para todos...
Los turcos cayeron como langostas barridas por una escoba y no sólo invadieron, ocuparon y se apoderaron de nuestras tierras ancestrales; se ensañaron con matar armenios, lo mismo que los españoles con los Amerindios, los anglosajones con los Pieles Rojas.
Los turcos podían haber tenido buena relación con los armenios quienes fueron sus educadores, quienes manejaban el país. Podían haber vivido hermanados toda una eternidad en bien del progreso de la región. Y no… asesinaron a mansalva a casi dos millones de armenios y otros tantos caldeos y siríacos cristianos al puro estilo mongol y tártaro. Y hoy nadie sabe nada de lo sucedido porque Mustafa Kemal, alias “Ataturc” les nubló la mente y les aportó una versión nueva de la civilización otomana. Lo insólito es que el turco se cree europeo, por haber cambiado el alfabeto y la vestimenta.
Llegaban órdenes de Constantinopla de trasladar a los armenios de una ciudad a otra, a modo de protegerlos de cualquier agresión foránea, sin riesgo de sus vidas, su honor y sus bienes, para que la población armenia bajo la protección de Turquía descanse por el tiempo que dure la guerra y la población puesta en camino, el mismo gobierno largaba contra ellos milicianos y tribus kurdas para aniquilarlos. Era tanta su crueldad y salvajismo como para arrancarles lágrimas a las rocas. Caravanas y caravanas de deportados eran desvalijados por los kurdos, las niñas violadas y obligadas a andar descalzas y desnudas; no se salvaba nadie. A las mujeres las partían a sablazos en busca de monedas de oro ocultas en sus partes íntimas, los dientes de oro les eran arrancados en carne viva.
Turquía siempre jugó sucio y jamás mantuvo su palabra, no cumplió con ningún tratado o convenio internacional.
Disimuladamente dieron muerte a sus diputados de origen armenio, entre ellos Zohrab y Vartkés, miembros de la Cámara Otomana de Constantinopla.
En Diarbekir juntaron la población armenia, la trasladaron en embarcaciones y las ahogaron en el Tigris y el Eufrates. Familias como Kazazian, Torpanian, Minassian, Kéchichian y demás familias tradicionales armenias de esa ciudad. Allí vivían Los Mendildjian, familiares de mi madre que también desaparecieron…
Y el Corán dice: Nadie debe ser condenado por culpa de otro.
Los bienes y las propiedades de los armenios eran rematados por monedas y sus joyas, engrosadas a las arcas del genocida Taleat.
Esos queridos hermanos míos que creen factible ver en el turco a un ser humano igual a todos, me dan pena; derrochan su energía tras una ilusión colgada de la cola de un barrilete.
El turco es turco, por más que nuestra sangre corra por sus venas, parece que no ha sido suficiente para humanizarlo.
Yo amo y respeto al ser humano, pero no podré amar a quien masacró a toda mi familia y que Cristo me perdone, yo al turco no le daré la otra mejilla. Por más que nuestras necesidades sean similares, nos unan intereses comunes y que numerosos hermanos nuestros sobrevivan pese a todo y contra todo como turcos sobre el suelo de nuestros ancestros ocultando su armenidad. Turquía sigue siendo nuestro verdugo y esto, a mí, no me lo quita nadie.
Respetuosamente
Rupén Berberian(Raymond)
Nos interesa su opinión…

RESPONDER ESTE MENSAJE | REPLY THIS MESSAGE
Publicado por: Rupén Berberian | Buenos aires | Argentina | 12/06/2011

Audición radial INTEGRACION ARMENIA
Director Dr. Oscar Lomlomdjian
Reflexión escrita y leída por Rupén Berberian (Raymond)
Sábado 11 de Junio 2011
De 13 a 14 horas
AM 680 Radio Magna
e.mail: interarmenia@hotmail.com
***
¿YO, EL ARMENIO?
El armenio, actualizado al mundo moderno, integra una suerte de razas vetustas y culturas caducas y es tal vez por ello que atesora tanta diversidad de criterios.
A veces, nosotros, los armenios, y me incluyo, nos adentramos en burdos razonamientos hasta darnos cuenta que estamos siendo maniatados por incertidumbres, que nuestro camino a seguir se pierde en un espejismo que no nos permite reconocernos como quienes somos por quedarnos prendidos de una simbólica y lejana Madre substituta, magnificada por un sentimiento ancestral llamado Meca, Raíz, Paraíso Terrenal.
Que me perdonen mis hermanos si digo que quien abandona el suelo de sus antepasados, quiera o no, se desconecta de sus raíces, es como una rama que se le arranca a un árbol y se arroja a un costado. Cuando abandonamos una casa, la misma cae en manos de los intrusos, y si no la reclamamos, la perdemos para siempre.
Que yo sepa, durante 96 años se le cuestionó al Estado turco por el genocidio armenio, se le recordó devolver a sus legítimos dueños, por lo menos, las provincias armenias del Este, pero no así la casa del abuelo, mucho menos Guiliquia, nuestra querida y pequeña Armenia. Mis hermanos se olvidaron con qué documentación fueron descendiendo de los barcos a la buena de Dios. Eran ciudadanos turcos… Lo de origen armenio fue conocido después. Y es donde deseo hacer hincapié: Si los sobrevivientes armenios eran ciudadanos turcos, sus descendientes deberían exigirle al Estado turco que los reconozca como tal. Turquía podría mantenerse en su absurdo negacionismo referente al Genocidio, pero no podrá negar a sus propios ciudadanos, fuesen del origen que fuesen, la nacionalidad turca. Si por esas casualidades se la negara, entonces sería la prueba irrefutable de que los armenios fueron y son los dueños de sus territorios Milenarios. Del mismo modo que Turquía liberó de su yugo y salvajismo, naciones Europeas, países árabes y África del Norte, debería proceder del mismo modo con Armenia, cargarse la mochila y regresar a sus tribus bárbaras de Tartaria y Mongolia de Asia Central desde dónde fueron barridos. Si para el Estado turco los habitantes de Anatolia, masacrados, eran armenios, entonces se llega a la conclusión que el Estado turco, además de invasor es un intruso sobre el suelo armenio. ¿He sido claro? Los armenios de la diáspora deberían exigirle hoy y mañana a Turquía los mismos derechos de los demás ciudadanos turcos, no obstante su origen; para las demás exigencias, habrá tiempo de moldearlas convenientemente.
Por desgracia o suerte, no sabré decirlo, cada uno de mis hermanos posee una razón inflexible, indiscutible, comprometida con sus propias creencias.
Pienso y no temo equivocarme, en algo no hemos cambiado desde el inicio de los tiempos. El criterio propio desde ya constituye la fuente de nuestra inspiración, la de nuestra evolución y también, de nuestros reiteradas hecatombes. El armenio está aferrado y sentenciado a su individualismo. No existe para él peor enemigo que otro de su propia sangre que le señale el modo de cruzar el río y nuestros héroes de la actualidad no hacen más que acumular sueños.
Cordialmente
Rupén Berberian (Raymond)
www.arteraymond.com.ar
Nos interesa su opinión… Gracias.

Anoche, Viernes 10 de Junio, se presentó “Reflexionemos” en el Colegio Armenio de Vicente López; mi noveno libro, el primero en se género,
Gracias… Gracias…
Agradezco a los que me honraron con su presencia, a todos aquellos que no han podido llegar, pero que estuvieron conmigo acompañándome espiritualmente. Agradezco la comprensión de todos mis hermanos que reservaron el libro y por supuesto, a mi amigo, el Dr. Oscar Lomlomdjian que me respaldó con sus palabras y me ofreció su confianza.
A las autoridades del Colegio Armenio de Vicente López mi reconocimiento a su generosa colaboración por ofrecernos la copa de vino.
Rupén







RESPONDER ESTE MENSAJE | REPLY THIS MESSAGE
Publicado por: Rupén (raymond henri charles) Berberian | Buenos aires | Argentina | 10/11/2010
HAYASTÁN IAN
¿Quién hubiera imaginado que los mongoles iban a desaparecer después de asesinar tanta gente y destrozar tantas y tantas civilizaciones? ¿Quién hubiese imaginado que los asirios habrían de esfumarse luego de derribar el Templo de Salomón? ¿Los sumerios, con su Ley del Talión? ¿De que los moros se hayan retirado de España; los franceses de Argelia; los otomanos del mundo islámico? Todos ellos tuvieron que retornar a sus mundos, porque es allí donde pertenecen, no en las casas de quienes se les antoja. ¿Quién hubiese previsto que en las Américas resurgirían pueblos originarios después del tremendo daño producido por los españoles y la usurpación de sus riquezas? No existe en el mundo pueblo en el exilio que no deseara abrazarse a sus raíces que conforman su Madre Patria.
La diáspora armenia tampoco escapa a la regla y su regreso a casa es un juego de paciencia.
Hace más de seiscientos años que Turquía se instaló con prepotencia y salvajismo, sin que nadie la invitara, sobre los huesos de nuestros ancestros. En ese mismo suelo, hoy conocido por Turquía, fue llamado Bizancio, fue El Reino armenio de Cilicia (Guiliquia), anteriormente fue Urartú o Reino de Van y vaya a saber cuantos nombres más, y no obstante eso, los armenios, siendo el pueblo originario de la región que nació, creció y se desarrolló en las laderas del Ararat, noventa y cinco años atrás gran parte de él fue masacrado y expulsado de sus raíces por los turcos. Los que lograban huir, trasladaron consigo un destino ensangrentado y una enorme Cruz al hombro que jamás abandonaron.
El suelo milenario de Hayastán está incorporado a las venas de cada uno de nosotros, hijos y nietos de cada descendiente de aquellos sobrevivientes de la barbarie. Nuestra Meca, la de nuestra armenidad es el suelo bendito de nuestro Paraíso Terrenal, embebido de la sangre de nuestros ancestros y de un millón y medio de mártires del primer genocidio del siglo XX.
¡Somos “Armenia Milenaria” aun en el exilio y esto no nos lo quita nadie, esté quien esté ocupando nuestra casa!
Mientras exista un armenio en algún rincón del mundo, revele sus sentimientos a flor de piel en el idioma que fuere o en la forma que mejor le sale, es porque en su corazón anida su Hayastán, mi Hayastán, la Hayastán inmortal que seguirá rebalsando por nuestros poros más allá de la eternidad.
Si Usted cree en Dios, le sería fácil reconocer nuestra perdurabilidad por un milagro de la Providencia y si no cree en milagros, no podrá esquivar las dudas.
Cordialmente
Rupén Berberian (Raymond)
www.arteraymond.com.ar
RESPONDER ESTE MENSAJE | REPLY THIS MESSAGE
Publicado por: Rupén (raymond henri charles) Berberian | Buenos aires | Argentina | 01/11/2010
UNA PATRIA EN UN ESPEJISMO
Creo que no comprendería que el afecto entre hermanos o entre madre e hijo no fuese recíproco, tal vez porque no he tenido hermanos y apenas recuerdo a mi madre.
Me asombra constatar la movilización desinteresada de nuestra diáspora para con Armenia (Oriental), sin que exista ninguna reciprocidad que yo sepa de parte de ella, habiendo tanto que corresponderle a la diáspora, tanto que agradecer.
Preguntaría, y perdonen mi falta de tacto, ¿Armenia, dentro de su aparatosa frivolidad, reconoce acaso por legítima hermana a la diáspora? Digamos que sí; entonces me correspondería poseer una identificación que me señale como armenio de la diáspora. Supongo que es deber de cada nación abrazar a sus propios hijos, legítimos o no, acoger a sus huérfanos o, por lo menos, alentarles las esperanzas de reencontrarse con la caricia perdida.
Poseo documentación francesa entre otras nacionalidades y todavía no entiendo si legalmente me une algún dejo histórico con la Armenia que acabo de nombrar.
Claro que mis pretensiones son crueles y muchas y no sé todavía si es que deba proclamar a esa décima parte de nuestra Hayastán Histórica como mi Madre Patria y no como una porción de la Tierra Madre de mis ancestros. Como verán, este es mi dilema y acaso el de muchos. Está bien…, la voy a querer, le voy a expresar mis mejores sentimientos, le voy a inventar palabras alusivas a una ternura que jamás me aportó.
Si ya sé; pensarán que soy un pobre soñador, ingenuo y sentimental; un animalito lírico y cariñoso que busca una sombra para seguir; Es cierto: lo soy.
Armenia no es, que yo sepa, un estandarte que no fue arrancado de cuajo, clavado en el extremo de un territorio condenado al olvido; es un país, por lo menos eso creo. Y mi reclamo es hacia ése país, no hacia el estandarte sin trapo que no fue derribado porque Dios es grande.
No sé por qué, se me hace que Armenia pretende figurar como la Meca para las pasiones juveniles y para que algunos que otros potentados de la diáspora derrochen sus fortunas en sus arcas.
Durante muchos años viví ignorando la existencia de la actual Armenia, bien podría seguir recorriendo las misma veredas de mi destino con lo que queda de mi vida abrazado a una Armenia figurativa, confeccionada a base de ilusiones tal como existió desde que tomé noción del drama sufrido por quienes podían haber sido mis guías espirituales, sentimentales y culturales. Siempre la tuve en mi corazón, aun sin saberlo, era una suerte de ilusión desconocida que yo iba adornando y manteniendo viva en mi Paraíso de Cristal; intachable, perfecta; no se parecía en nada con la que muchos llaman Madre Patria, sin embargo, jamás dejó de reconocerme como parte suya, jamás dejó de sonreírme.
No podría culparme por haber estado fuera de onda referente a la historia de nuestro pueblo, las guerras que he cargado a mis hombros junto a las apremiantes necesidades no me dieron tregua. Es cierto; siento vergüenza, luego de muchos años de vivir en el extranjerismo, venir a enterarme de que existe una Armenia que resistió a los embates del salvajismo turco, lejos muy lejos, distante muy distante a la de mis fantasías y del universo perdido de mis padres.
Y yo les voy a contar qué se siente habiendo sido amputado y luego amparado por madres substitutas: “De pronto un desconocido me anuncia que mi madre está con vida y mi familia se encuentra a muchos miles de kilómetros y ellos no poseen idea de mi existencia.” Es todo un complejo… Yo iría hacia ella, pero… para decirle ¿qué? : “¿Te acuerdas de mí?; me dijeron que fuiste mi madre; me llamabas Rupén, en aquel tiempo tenía apenas seis años cuando te perdí y tú me hablabas en armenio”. Podría incluso emocionarme y llorar a mares, pero no es lo mismo. Ella jamás intentó rescatarme de entre las garras del olvido y yo, luego de tantos años de rodar mi joroba, me parecerá absurdo desear recostarme en su falda después de que ella me haya borrado de su memoria.
Es preferible quedarse con la ilusión de que la propia madre está en el Paraíso que se erigió para ella y el deber; llevarle flores a una tumba imaginaria simulando una sonrisa en la comisura de los labios.
Respetuosamente
Rupén Berberian(Raymond)
RESPONDER ESTE MENSAJE | REPLY THIS MESSAGE
Publicado por: Rupén (raymond henri charles) Berberian | Buenos aires | Argentina | 25/10/2010
PRIMERA ETAPA, CUMPLIDA
Casi cien años transcurridos en el exilio, cien años de sobreponerse a la adversidad, de trabajar duro, de formar familia, de conservar la dignidad, de dar buena imagen y ganar la confianza de quienes compartimos su suelo y su cielo, de poseer un techo, tener un pan sobre la mesa; escuelas, instituciones y una iglesia…
El próximo centenario será el turno de las siguientes generaciones, generaciones que deberían ocuparse de armar el esqueleto de nuestro regreso a casa, de acorralar por todos los costados y los medios legales a las autoridades turcas; poner a prueba nuestra verdadera capacidad, nuestro ingenio creativo y sacar provecho de nuestro extranjerismo.
En honor a la verdad, pienso que la Providencia nos ha lanzado a la deriva para que aprendamos nuevas fórmulas de convivencias y crecer. El mundo nos ha servido de escuela para minimizar rompecabezas y conducir nuestros sueños a buen puerto.
Estamos en la fase final de un espejismo.
Armenia, como Estado, pieza fundamental de ese juego de inteligencias, debería ponerse los pantalones largos y encararle a Turquía de frente por los genocidios perpetrados durante toda su etapa de dominación Turca Otomana, por efectuar limpiezas étnicas en contra de las minorías cristianas y por expulsar del territorio a sus ciudadanos de origen armenio. Pero antes, antes… de que tome a su cargo esa iniciativa, debería registrar y suministrarle a cada miembro de nuestra diáspora, por medio de sus embajadas, una suerte de credencial que certifique su procedencia, el nombre de su familia, lugar de origen y su residencia actual en el extranjerismo, para que al ser requerida por las autoridades turcas, sirva como testimonio y permita acceder a una eventual indemnización por todos los daños cometido intencionalmente en contra de nuestra armenidad.
Pronto tendremos todas las de ganar, la opinión mundial paulatinamente se inclina a favor de nuestros reclamos de justicia.
Debería tenerse muy en cuenta que más allá de las púas metálicas de nuestro territorio usurpado nos aguardan muchos hermanos esperanzados a que diéramos el primer paso.
Para empezar nuestra escalada, cada miembro de nuestra comunidad debería considerarse un “Gamavor” de la paz y de la justicia; vaya en procura de la oveja perdida a ofrecerle que regrese al corral donde la añora su familia. Es imperioso recuperar a todos nuestros hermanos ocultos en sus broncas y al borde del olvido; hermanos que han renegado a su origen y se han separado de nuestro mundo. No nos olvidemos que ellos llevan nuestra sangre. Ellos, serán quienes han de fortalecer nuestra lucha y han de convertirse en nuestros mejores colaboradores. Suficiente con que corra en sus venas una sola gota de nuestra sangre para que sean bienvenidos a nuestra familia.
Ningún apellido o nacionalidad debe ser motivo de marginación o de discriminación. Debería tomarse muy en cuenta que no somos apátridas, que nuestra Patria Milenaria y nuestro Ararat, símbolo Eterno de nuestra Armenidad se encuentran provisoriamente en poder de los intrusos y nuestro objetivo de ahora en más, ha de ser recuperarlos sin derramar una gota de sangre; ¡ni una gota de sangre!, por temor a que estemos desperdiciando la nuestra en ella.
Respetuosamente
Rupén Berberian
RESPONDER ESTE MENSAJE | REPLY THIS MESSAGE
Publicado por: Rupén (raymond henri charles) Berberian | Buenos aires | Argentina | 09/10/2010
UNA FLOR EN EL OJAL
Me da tristeza despertarme a la realidad, a mi propia realidad de descendiente de armenios y de enterarme de los crímenes de lesa humanidad cometidos por los invasores turcos otomanos con el pueblo milenario de mis ancestros.
Mi padre me había advertido que convenía no pensar más en Armenia y que la misma ya no existía; había desaparecido. Por lo visto para él, Armenia no era más que Diarbekir, su ciudad natal y él había sobrevivido milagrosamente al genocidio y por esas cosas del destino había encontrado una familia que lo adoptara, luego de haber sido rescatado de huérfano. Lo mismo ocurría con mi madre Chamir y mi tía Areck, de seis y ocho años, únicas sobrevivientes de la familia Mendildjian.
Yo había nacido en Francia ya que mis padres habían desembarcado como refugiados. Durante muchos años me desenvolví con francés sin la mínima idea de la existencia de la lejana Armenia Oriental, mucho menos de Diarbekir y de tantos hermanos convertidos al Islam. Me sonaba bonita y dulce Nejicheván, aunque… no entendía por qué esa palabra incidía tanto en mi ánimo.
De pronto quise introducirme en la historia de nuestro pueblo y me produjo escalofrío. Me costó creer que existiera tanto salvajismo y gente desalmada en este mundo. Durante seiscientos años de dominación, de sometimiento, de abuso, de matanzas y de maltratos, amén del genocidio de la era de mis padres y de otros anteriores que se les escapó a los escribas, me dejó perplejo. ¡¿Cómo!? Será posible que después de tanto y tantas, aún existen armenios en el suelo de nuestros ancestros y ese milagro de la existencia de una Armenia que me apareció repentinamente del día a la mañana con todas las características de nuestro pueblo milenario y todas sus tradiciones intactas… ¡Dios mío! ¡Dios mío! Ningún pueblo en el mundo pudo martirizarse tanto por sus convicciones y reflotar tanto y tantas veces como el Ave Fénix de entre las cenizas del ayer.
Escuché hablar de la existencia de una Madre Patria, refiriéndose a la actual Armenia Oriental Libre e Independiente que comprendía la décima parte de nuestra Haiastán milenaria y me causó extrañeza. En verdad no lo esperaba, ya que Armenia para mí, según Bedrós, mi padre era Diarbekir y el ARARAT, nuestra montaña sacra. Fue cuando recordé que estando en París, había visitado junto a mis padres la tumba del Último Rey de Armenia de Cilicia (Guiliquia) un feudal francés con nombre Rosignan. Y se me hizo una laguna la mente. Al final de cuentas ¿cuál era mi verdadera Armenia, la que no existía según mi padre? ¿La de Turquía, la de la diáspora o la lejana Libre e Independiente, entre comillas?
Es cierto, mi padre no era un hombre culto y había quedado acomplejado, resentido y hasta impotente ante semejante drama humano por haber perdido todo rastro, al igual que mi madre de sus respectivas familias.
Pasaron los años y un día como por azar percibí que mi armenidad oculta en mi corazón seguía vibrando y reclamándome. ¿¡Dios mío, qué me está sucediendo!? Exclamé.
Admito que sabía poco y nada de todo lo ocurrido y eso no me parecía suficiente para tomar partido y lanzarme al frente a ciegas. Me enteré de los jenizares, el brazo criminal del ejército otomano, quienes para asesinar usaban sus machetes contra los armenios que no renegaban a sus convicciones religiosas. De cómo debía contemplar el drama de mis hermanos de la diáspora mayoritariamente de Guiliquia que viven diseminados por el mundo, sobreviviendo a su extravío en el extranjerismo, lustrando sus cicatrices para evitar que sangren. En qué sector de toda esa órbita debía familiarizarme para que nuestra tragedia me doliera menos. Guerras, invasiones, matanzas, traiciones y otra vez guerras fraticidas, matanzas e invasiones y volver a resurgir, ponerse a bailar sobre las desgracias, a cantar y sonreírle agradecidos al cielo… Para colmo, enterarme que “La bonita”: Armenia Oriental sufre las consecuencias de un cambio de conducta y de mentalidad que hizo tambalear su estabilidad y estructura. Una nación que despertó de un letargo para darse cuenta que sus fronteras no eran de confiar, que detrás de las púas metálicas, Turquía y Azrerbaidyan le asechaban con sus armas y su odio racial, un odio racial que fuera postergado durante setenta años y hoy puesto en evidencia. Luego; mi dilema… de qué lado me encuentro, qué hacer con mi armenidad y si debo considerar como Madre Patria a la Armenia Libre e Independiente siendo tan lejana a la Patria de mis padres. Luego… ya acentuado mi dilema personal de no saber como reaccionar ante tantos problemas de mis hermanos y lo actuado por Turquía desde el siglo X1V en que nuestro territorio fue invadido por los mongoles y los tártaros otomanos…
En mi ilusión, mi Armenia, la que anida en mi corazón, no debía padecer problema alguno, debía vivir feliz y hermanada con todo el mundo, iluminada por el sol primaveral las 24 horas del día, rodeada de flores gigantes y árboles de chocolate con leche y almendras. Y por qué no; según se dice, las mujeres armenias poseen los ojos más lindos del mundo y su mirada espacial es incomparable, donde el Ararat es la lámina que decora mi heladera y esa pequeña iglesia con dos pinos gemelos que aparecen en sus laderas, presumo, pertenecieron a mis abuelos.
A veces me pregunto qué significado tiene Armenia para mí y sólo atino a responder, un agudo rompecabezas, una espina en el corazón y una flor en el ojal.
Alguien me invitó visitar Armenia, no la de mis padres, sino la otra, la Madre Patria de su habitantes y de todos sus enamorados que son muchos y yo rechacé esa oportunidad. No me lo creerán si digo que tuve miedo de mancillar su suelo con mi impotencia, mis escasos conocimientos y de engañar a mis padres.
Pienso que tengo bastante historia colgada de mi piel que se refleja en mi conducta como para agregarle una cruz o una corona de espinas.
Lo que te voy a confesar debe quedar entre tú y yo… ¡No lo cuentes a nadie!: Rechacé la invitación porque tuve miedo de que Armenia me defraudara y con ello agravara aun más mi desorientación sobre nuestra historia que a duras penas llegué a incorporar en mí, elevando la mirada al cielo.
Rupén Berberian (Raymond)
www.arteraymond.com.ar
Respetuosamente
RESPONDER ESTE MENSAJE | REPLY THIS MESSAGE
Publicado por: Rupén (raymond henri charles) Berberian | Buenos aires | Argentina | 02/10/2010
UNA PASIÓN INDESTRUCTIBLE
De que un armenio sea de nacionalidad turca como de cualquier otra nacionalidad es más que comprensible; muchos de nuestros abuelos lo fueron. La nacionalidad es, sin lugar a dudas, un accidente.
De que existen armenios que defienden la fe islámica como propia, lo entiendo; fue la que los salvó de los bárbaros. Los otomanos, por lo visto ignoraban que su Sagrado Corán prohibía la imposición de la religión islámica.
De que los armenios “Hamshen” (un pueblo que se estableció allá por los años 1489 al norte de nuestra Armenia milenaria por las inmediaciones del Mar Negro, guiado por dos Príncipes armenios, Haman y Shapur Amatouni); de que los “Hamshen” –repito- teman involucrarse con el tema del genocidio, también lo entiendo. Ellos han sufrido lo indecible y las consecuencias de haber defendido a muerte su pasión y su convicción de rescatar su armenidad pese a todo y contra todo. Muchos “Hamshen” fueron masacrados. Durante semanas el río Arax que corre en las laderas de sus montañas se tiñó de sangre y en su recorrido trasladó miles de cadáveres mutilados hasta hacerlos desaparecer en el Mar Negro.
A todo esto transcurrieron los años, pero no el olvido…
Podría afirmar que en las venas de una gran mayoría de turcos corre sangre armenia, caso contrario, no se entendería que una mujer turca luzca ojos verdes y miradas espaciales, es lo mismo que en el Japón existan rubias de cabellos ondulados Nadie hubiese imaginado el fin del Imperio Otomano, nadie hubiese pensado que a la tan poderosa Unión Soviética le llegaría el fin. Turquía, Dios mediante, no ha de ser la excepción. Muchos intelectuales turcos están despertando a la realidad, son quienes han de limpiar su imagen desde que el Imperio Otomano se instaló en el suelo Patrio de nuestra Milenaria Hayastán.
Mi observación que parece a una apología en favor de una minoría turca, no es tal, aunque permita pensar que una reconciliacíón y la hermandad entre esos dos pueblos en pugna serían factibles y que llegaría algún día el final de esos conflictos carnales.
Lamentablemente, se ha derramado mucha sangre en el terreno y esto no se borra con el codo. No obstante eso, diría que el armenio, más que ningún otro pueblo, se encuentra amalgamado con la buena o con la mala al turco desde más de seis siglos. Son pueblos que se odian queriéndose y de quieren odiándose. Tantos años de convivencia buena o mala, hace que sean imprescindibles unos a otros.
Los turcos de hoy tal vez no sean similares a los de antes en su aspecto exterior, pero lo son en su mundo interior, pese a reconocer que han cometido un grave error humano y que la humanidad entera los acusa y los observa de reojo.
Si no admiten su culpabilidad es simplemente por no dar el brazo a torcer. No reconocer el genocidio no prueba que el mismo no existió. Generalmente, el temor hace que el asesino niega su crimen, y hoy, Turquía se teme a sí mima, más que a los armenios. Sabe que si admite lo ocurrido, sería su derrumbe moral y psicológico, además de su ruina económica; sería confesar que estuvo mintiendo sobre la realidad de su innata bestialidad.
Recordarán la fabula del La Fontaine, “El Lobo y el Corderito” ¿verdad? Pues bien; para que el Lobo Feroz se coma al corderito, cualquier excusa es valida. Para aquella época, una religión no acorde a la suya, eran excusas imperdonables y condenatorias.
Hoy nuestra armenidad posee tres visiones de una misma problemática; son tres expresiones de un mismo desarraigo. Los armenios de Turquía, por compartir su existencia con el opresor; los de la diáspora por sentirse impotente ante la tozudez del adversario y la de Armenia Libre e Independiente, con su incomprensible drama de encontrarse haciendo de equilibrista en la cuerda floja. Una armenidad vista bajo tres ópticas distintas y una misma pasión, pero… con innumerables puntos y comas desencontrados.
Admito que en esta reflexión tan particular me he dejado llevar por mis emociones y mi sentimentalismo y, por creer en el ser humano. Lo mío fue una simple ilusión. Pero no nos engañemos… los turcos son simplemente turcos, lo fueron ayer, lo son hoy y lo serán mañana y con este final, lo resumo todo.
1/Octubre/2010
Cordialmente. Rupén Berberian (Raymond)
raymond_berberian@yahoo.com

RESPONDER ESTE MENSAJE | REPLY THIS MESSAGE
Publicado por: Rupén (raymond henri charles) Berberian | Buenos aires | Argentina | 29/09/2010
ORÍGENES
Resulta que han aparecido unas jovencitas de nuestra comunidad que hacen una suerte de alarde de sus apellidos que terminan con IAN. Se creen abanderadas. Personalmente, me parece una falta de respeto hacia los demás apellidos, una carencia de tacto, ofensivo y discriminatorio. Entendería que estarían orgullosas de haber sobrevivido a los abuelos y conservado una identidad en el corazón. Porque, aparentemente según su concepto, las que proceden de Turquía con apellidos reformados o cuyos padres sean matrimonios mixtos, no serían consideradas auténticas con marca registrada en el orillo. Con que digan que se sienten orgullosas de ser armenias, lo comprendería, incluso las aplaudiría. El IAN, que yo sepa, no es un premio honorífico adquirido por merito propio; es una imposición. Lo he dicho antes y no me cansaré de repetirlo: Los apellidos no hacen a las personas, son las personas quienes dignifican los apellidos. Supongo que los Naregatsí, los Arzuní y tantos otros por el estilo deberían haberse avergonzado y sentirse humillados por no haber sabido decorar sus respectivos apellidos con esas tres letritas mágicas inspiradoras de tantas pasiones patrióticas de señoritas.
En una de mis exposiciones de cuadros, en un establecimiento de nuestra comunidad, se me dio por conversar con una muy bonita y joven secretaria sobre su propia apreciación de mi obra y de paso, le pregunté por su nombre y apellido y ella, toda afligida, me explicó que sus padres habían venido de Estambul y llevaba un apellido turco. Le pregunté si se sentía armenia, me afirmó que sí, entonces le dije: “Uno es lo que quiere ser” porque si ella se reconocía como armenia teniendo un apellido turco, sería para mí, doblemente meritorio. Yo cargo con un IAN desde que tengo memoria, un IAN que no ejerce en mi ánimo nada especial, porque soy, lo que quiero ser.
Vayamos por parte; la mayoría de los apellidos de nuestros hermanos de la diáspora son derivados de expresiones turcas. No faltó quien me haya encarado diciendo que los verdaderos armenios llevan apellidos relacionados con santos o sacerdotes y que el mío no pertenecía a la realeza.
Vuelvo a decir: la conducta del ser humano es la que honra y hace trascender el apellido. IAN no es una adquisición, no es una medalla de la “Legión d’Honeur” al mérito o al valor, es simplemente un accidente. Si no tuviese el IAN complementando mi apellido, no creo que habría sido una persona distinta.
Muchos son los que llevan el IAN y no sólo no lo merecen, sino que también lo desmerecen.
Para ser cristiano no es necesario colocarse una cruz en el pecho y son innumerables quienes la cuelgan por decoro.
Que esas valientes jovencitas se imaginen a los árboles y a los postes eléctricos cargando ahorcados y miles de cadáveres de su propia familia amontonados en las calles y luego… luego, vayan mentalizándose en descubrir el antídoto de esa pesada herencia, en vez de ponerse a festejar ingenuamente el haber rescatado la migaja de un pan amasado y horneado con pesadillas.
Rupén Berberian (Raymond)
raymond_berberian@yahoo.com
RESPONDER ESTE MENSAJE | REPLY THIS MESSAGE
Publicado por: Rupén (raymond henri charles) Berberian | Buenos aires | Argentina | 27/09/2010
ERMENISTÁN
… “Por Trebizonda, los niños armenios fueron embarcados y arrojados como desperdicio al mar. Por Van y Diarbekir, los padres, fueron obligados a perforar grandes hoyos y enterrar en ellos a sus propios hijos, vivos… Los pozos de agua ya estaban repletos de cadáveres… Los ríos trasladaban cuerpos mutilados… y aquí me detengo… se me hace un nudo en la garganta…
¡Que el mundo civilizado sepa, por si no esta enterado o esté errando como de costumbre en una nebulosa, que esto fue el preámbulo del genocidio perpetrado contra nuestra armenidad por Turquía!
Lo expuesto, fue apenas una muestra de la obra dantesca de quienes hoy pretenden igualarse a los europeos, una nación intrusa, recolectada entre tártaros y mongoles que gracias a su fuerza numérica y su salvajismo innato se apoderó de países ajenos, cayendo como langostas barridas por una escoba, asesinando a mansalva a sus habitantes para establecerse en ellos.
Pero; ¿qué hay de raro con todo esto? No nos alejemos demasiado. El sionismo acaba de acometer algo similar contra los palestinos. Los anglosajones, les robaron gran parte de Norte América a los mal llamados indios y la hicieron suya y al faltarle mano de obra barata para la expansión de sus intereses económicos, importaron chinos para el ferrocarril y esclavos negros de África para ocuparse de sus plantaciones. En el Sur del Continente fueron los españoles y los portugueses quienes diezmaron a la población y se apropiaron del terreno, un continente conocido por sus indígenas como “Rodeado de Aguas” y luego, luego… los piratas de Su Majestad que nunca faltan y no dejan de dar la nota; se adueñaron de las islas Malvinas y las bautizaron con nombres impropios. Y allí permanecen, gracias a su heroína “Su gran Dama de Hierro” con whisky escocés en sus venas. O sea, el mundo está en peligro de ser invadido como de costumbre por oportunistas y fariseos, hoy, mañana o pasado y sálvese quien pueda. Algunas naciones progresistas prefirieron acaparar las riquezas de sus colonias y retirarse a tiempo, dejándolas, por supuesto, sumergidas en la miseria. Otras, simplemente fueron expulsadas con el rabo entre las piernas.
Y a nosotros, nosotros… los armenios, todo esto nos toca muy de cerca por quienes ya nos reconocían, desde su propio estado salvaje y lenguaje rebuscado como “Ermení” y la tierra como “Ermenistán”, el país de los armenios. Y es donde me interesa hacer hincapié:
Si nuestras tierras eran reconocidas por los invasores como pertenecientes al pueblo armenio, es más que ridículo negar nuestra existencia milenaria sobre el terreno. Alguien dijo: “Podrás matar mi cuerpo, pero no mi voluntad…”
Y aquí estamos, nosotros, otra vez de pie, reclamando lo nuestro a un pueblo que no sólo robó todas nuestras riquezas, destruyó gran parte de nuestras reliquias históricas, eliminó nuestra intelectualidad, también, intentó borrar nuestra identidad.
Esa linda gente que hoy le sonríe a Occidente ocultando sus colmillos, años atrás masacró un millón y medio de nuestros hermanos.
Han transcurrido apenas cien años, pero en nosotros, siendo nietos de los sobrevivientes del genocidio, aunque suene raro, repercute en nuestros oídos los gemidos desesperados de aquellos niños enterrados vivos, los gritos de aquellos otros que fueron lanzados al agua hasta perecer ahogados. Nos llega el llanto conmovedor de las madres y los alaridos de quienes asesinaban sin contemplación, ni piedad a nuestros familiares.
“¡Quien a hierro mata, a hiero muere!”
¡Turquía no ha de dormir en paz mientras haya un armenio despierto! Y ¡Asdvatz Menz-e!
Podrán tirar abajo toda clase de vestigios que nos señale como dueños absolutos de Armenia Milenaria, pero no podrán borrar la sangre derramada de nuestros mártires sobre sus terruños, ni despojar la tierra de los huesos de nuestros ancestros. ¡Que Turquía entienda que nosotros, los de la diáspora, somos la resurrección de nuestros mártires y tiene una cuenta pendiente con nosotros que lleva años!
raymond_berberian@yahoo.com
RESPONDER ESTE MENSAJE | REPLY THIS MESSAGE
Publicado por: Rupén (raymond henri charles) Berberian | Buenos aires | Argentina | 20/09/2010
SER ES AVANZAR
ESTAR ES QUEDARSE
Nosotros, los de la diáspora armenia, acaso quienes bailamos en el centro de nuestra particular pista improvisada del exilio, hemos prácticamente descuidado a los espectadores que de reojo nos observan y se alejan sin expresarse. No se atreven integrar lo nuestro, no porque no sabrían bailar, sino por orgullo y también por rebeldía, porque nadie jamás se le ocurrió invitarlos a formar parte de nuestra comunidad de bailarines. Debió haber -me imagino- quienes hayan pensado conmover a esos espectadores silenciosos con incentivación como para arrimarlos a la pista, pero como la mayoría de nuestros bailarines se encuentran entretenidos con los ensayos, la minoría tampoco se toma la molestia de ponerse a tocar de oído. ¿Se me entiende, verdad? No nos olvidemos que esos espectadores silenciosos son también de nuestra misma sangre, llevan nuestras mismas cicatrices, son quienes, por un motivo u otro guardaron sus sentimientos en remojo y con ello, quedaron rezagados, incluso, erróneamente se creyeron marginados y excluidos de nuestra comunidad, que es aún más doloroso e ingrato. Yo también fui uno de ellos. Yo también, pertenecí a esa multitud silenciosa, a esa casta de espectadores.
Cuando recapacité, comprendí que el hecho de defender mi armenidad, era mi manera de oponerme con mi modesto grano de arena a la obra macabra de Turquía. Sabía que la meta de mis enemigos es borrar nuestras raíces del suelo de nuestros ancestros y que la armenidad, tan urticante para ellos, desaparezca de una vez por todas.
Fue allí que comencé a defender mi lugar en esos enredos, pese a estar involucrado de pies a cabeza con el extranjerismo. Me dije…: “Si cada uno de nuestra hermandad se empeñara en seducir tan sólo uno de los espectadores y lo arrimara a la pista; tan sólo uno de todos aquellos que se hayan ocultos en su silencio…; nuestra cifra de bailarines aumentaría al doble, nuestra fuerza se duplicaría, la pista se ampliaría y resultaría mucho más llamativa, entonces el mundo entero sentiría curiosidad por enterarse del motivo de semejante emprendimiento”.
Usted seguirá pensando que divago ¿verdad? Y no es así. Sé perfectamente bien lo que digo e incluso me animaría a confesar que podría visualizar fácilmente los resultados.
Necesitamos urgentemente recuperar a nuestros hermanos que han quedado dormidos sobre sus mullidos almohadones de pana colorada, ajenos y acaso también indiferentes a nuestra realidad. Pero antes deberíamos encontrar los medios y los argumentos adecuados para curar las heridas con palabras de miel y seda. Aprender a reclinarse con respeto y humildad del lado en que ellos se inclinan a modo de ganar su confianza y reencender la chispa de sus sentimientos amordazados; así tocar de cerca su sensibilidad y reencausarlos en el camino correcto.
Evidentemente, la comunidad de la diáspora se debate desesperadamente en la nebulosa de la incertidumbre con tal de no desaparecer en el abrazo mortal del tiempo y mis hermanos se encuentran involucrados por más que les duela reconocerlo, ya que su memoria se encuentra apunto de claudicar y muchos se han conformado con su destino habiendo hecho patria en patrias ajenas. Por tal razón descansan plácidamente sobre los laureles conseguidos sin más expectativas.
Habremos de hacerles entender que rescatar un hermano, más allá de sus motivos personales que lo han llevado a ello es, simbólicamente, resistir, y resistir, es oponerse a las pretensiones del enemigo de que seamos devorados por las lejanías y asimismo ganarle a Turquía su guerra de desgaste”.
Todo esto no habrá de depender de mí, sino de otros más sabios mucho más dinámicos, creativos y visionarios.
Deberíamos recordarle a aquellos que canjearon su identidad por otras más vistosas, la importancia de conservar en el corazón la auténtica, cueste lo que costare. Hablarles con respeto y humildad en el idioma que mejor entiendan, hacerles saber que nuestra comunidad necesita de ellos y que con nosotros no han de sentirse disminuidos, rechazados y mucho menos criticados por haber elegido caminos paralelos. Que los que se creen capaces de atraer al corral la oveja perdida, que vayan pensando cómo armar su teatro de operaciones. Jamás desmerecer al que lleva nuestra sangre en sus venas y no el apellido. Jamás desmerecer quien se reconoce como armenio y desconoce su idioma. Jamás desmerecer a un hermano por sus tendencias religiosas, políticas o situación económica. Inclinarse, incluso ante el que no se reclina ante Dios…
Aclaro: nos interesa recuperar al hermano, no para encasillarlo, amarrarlo o inducirlo a alguna orden o fórmula, sino para que se sienta en familia. Debemos recordar que todo descendiente de armenio es un soldado más para la defensa de nuestros reclamos de justicia y que, el hecho de ingresarlo a nuestras filas nos enriquece a todos. Sería una columna más para consolidar nuestra amenidad y acaso, la apertura para un mañana mejor.
Respetuosamente
raymond_berberian@yahoo.com
RESPONDER ESTE MENSAJE | REPLY THIS MESSAGE
Publicado por: Rupén (raymond henri charles) Berberian | Buenos aires | Argentina | 17/08/2010
PARA PONERSE A PENSAR
¿Pensó alguna vez en volver a casa? No me refiero a su hogar junto a su familia, sino al territorio de nuestros ancestros. ¿Acaso nosotros los armenios de la diáspora somos apátridas como los gitanos? Que yo sepa; la gran mayoría de nosotros aún recuerda de dónde proceden nuestros padres y abuelos y bien que repercute en nuestros oídos el drama que tuvieron que sortear para sobrevivir. Tanto ellos como nosotros, sus herederos, hemos batallado contra la subsistencia noventa y cinco años tratando de que el mundo contemple el motivo de nuestro desarraigo y siempre fuimos perdiendo esperanza tras esperanza y si hemos alcanzado algunos logros fueron bastante magros y casi intranscendentes. Por momentos hemos podido acorralar el cuerpo de la bestia, aunque… hemos descuidado su cabeza. Ocho millones de hermanos nuestros nutren cotidianamente el mundo entero con su esfuerzo y conocimiento fuera de nuestros verdaderos terruños, lejos de Nuestra Madre Tierra.
Se me hace que la diáspora no supo visualizar la magnitud de la gravedad de nuestro exilio y de nuestro peligro por desaparecer como armenios de la diáspora, enmarañados en este vasto valle de la incomprensión con lo que implica ser absorbidos por otras culturas, haciendo patria en patrias ajenas. Digo todo esto como intentando plantear una idea impensada por la mayoría de mis hermanos; una idea loca y revolucionaria que ronda en mi cerebro desde que maduré lo añejo de la memoria sobre mi propia armenidad, detenida en la vía de un tren que no llega.
Guiliquia, (Cilicia), Mush, Sassun, Zeitun, regiones como tantas otras de Armenia Occidental, hoy Turquía; fueron los terruños de nuestros ancestros, las reliquias de nuestra historia. No obstante, mientras estén presentes en nuestra memoria, y no caigan en el olvido, habrán de pertenecer a nuestras raíces, al árbol de los pájaros perdidos.
Esa es la casa que tenemos que recuperar con inteligencia, serenidad y perseverancia, no con pasión y vehemencia que nos han traído mucho dolor de cabeza.
Algunos dirán: “Volver a Turquía después de todo aquello, ¡jamás!” Es cierto, bajo las condiciones actuales no iría nadie como para enfrentarse nuevamente con esa mentalidad retrograda de los turcos. ¡Claro que no! Pero tal vez en un futuro cercano se nos de la posibilidad de dialogar con los nietos arrepentidos de quienes fueron nuestros verdugos y podamos restablecer un vínculo nuevo, una comprensión mutua que nos convenga a todos. Aunque nos duela reconocer, ninguna mentalidad quede intacta para siempre. Turquía está cambiando. Nosotros no lo percibimos porque aún nos sangra el corazón y nuestras cicatrices no nos permiten descansar, pero viéndolo con objetividad, muchos intelectuales turcos han cambiado sobre la marcha de mentalidad y han abierto su conciencia.
Pienso que ha llegado el momento de mentalizarnos, de aunar nuestros criterios y armar el esqueleto de otras clases de reclamos
para encararle a Turquía. Es cierto que masacró un millón y medio de hermanos nuestros, pero no es menos cierto que hoy son muchos los nietos avergonzados de aquellos asesinos, que no logran perdonarse tantas aberraciones cometidas contra sus otrora conciudadanos de origen armenio y, que esperan de nosotros iniciar un acercamiento, proponiéndoles un acuerdo, donde no haya ni ganador ni perdedor y todo quede por un tiempo bajo paraguas.
La vida, hermanos míos, comienza a cada instante y de nosotros, urge incorporar ese instante y con él apuntar hacia adelante; empujar nuestro destino hacia un cielo abierto a un horizonte distinto, saber hacia dónde nos conducimos, el camino que habremos de transitar para no pisar en falso, una y otra vez.
Turquía nos necesita y nosotros, aunque nos duela reconocerlo, necesitamos de ella. Ella ha perdido su Imperio y si resiste a ser cuestionada y se aferra desesperadamente a sus hermanitas de sangre es porque teme perder para siempre su identidad y su sueño del Panturquismo.
Nosotros, como armenios de la diáspora deberíamos saber contemplar sus necesidades y ofrecerle nuestra valiosa colaboración como para enmendar su moral, tan decaída a nivel mundial. Está vez no hemos de ser explotados ni menospreciados como lo fuimos durante el Imperio Otomano. Una de nuestras condiciones será la de ser admitidos y reconocidos como ciudadanos de Turquía de origen armenio. Para ello habrían de modificarse varias leyes infrahumanas y mentalidades obsoletas. Deberíamos encontrar la manera de hacerles entender a esos hermanos, que nosotros los armenio somos los herederos naturales de los territorios ocupados por Turquía, de nuestra propia historia milenaria y merecedores de ser tratados al igual que cualquier ciudadano de esas regiones, obrar con absoluta libertad de adquirir bienes, de establecerse y armar industrias y comercios en todo el territorio denominado turco.
Si a Turquía le duele reconocer el genocidio es sin duda alguna, la prueba irrefutable de que el genocidio existió, pero si tanto le molesta recordarlo – repito - que esa cláusula quede por un tiempo prudencial en esperas hasta que maduren los criterios y la conciencia sea más abierta, recién entonces intentar entablar relaciones. Pero, si se dieran las condiciones de un reencuentro cordial entre ambas naciones, pienso que no sería despreciativo.
Ese, a mi criterio, es el objetivo que deberíamos emprender y trazar de ahora en más para nuestros nietos, recordarles una y otra vez de dónde venimos y quiénes somos, hasta el cansancio.
Respetuosamente
Rupén Berberian
raymond_berberian@yahoo.com
RESPONDER ESTE MENSAJE | REPLY THIS MESSAGE
Publicado por: Irma maria Mardini medina | Lima peru | Armenia | 19/04/2010
quiero saber la historia del ano de 1900 de armenia
RESPONDER ESTE MENSAJE | REPLY THIS MESSAGE
Publicado por: Carmen ester De la calle | Buenos aires | Argentina | 13/08/2009
Martín, no soy armenia ;pero si mis hijos son descendientes de armenios .Sandra Karina Marian y Gabriel Edgardo Marian.Soy conductora de un programa en una radio de la zona de Tres de Febrero ,estoy en Caseros y allí está entre otras Radio CASEROS (fm 91.5)y todos los 24 de abril realizo un programa especialmente dedicado a recordar el genocidio armenio,hacer conocer la cultura ,la música,la historia y la ubicación de Armenia en el hemisferio.Es una radio humilde ,no es la fm 100 ,pero tiene mucha audiencia y tiene un alcance de 23 km.No será mucho ,pero a través de mi programa ése día...hay gente que se entera de la lucha armenia.Los quiero como si fueran mi pueblo y los respeto profundamente!!!(aunque ya no está casada con un armenio)Les envío mis cariños!!
RESPONDER ESTE MENSAJE | REPLY THIS MESSAGE
Publicado por: Claudia Sarkissian | Bue | Argentina | 23/08/2008
Hermoso ... es genial poder disfrutar de nuestra cultura y nutrirse cada dia que uno abre IAN. Gracias Aram!!!
me gustaria que pongas en la página videos de ARMENIAN NAVY BAND yo encontré sólo dos de buena calidad y te los envié, te llegaron? Espero que si ... el lema de esta orquesta liderada por Arto Tuncboyacyian es LOVE-TRUTH-RESPECT ... son muy de vanguardia. Abrazos y gracias.
RESPONDER ESTE MENSAJE | REPLY THIS MESSAGE
Publicado por: Gabriel Varjabedian | Mvd | Argentina | 12/05/2008
no me sorprende que existan compatriotas dispuestos a cambiar.sugiero lea mi nota enviada a nuestro medio internautico IAN
un abrazo.-
RESPONDER ESTE MENSAJE | REPLY THIS MESSAGE
Publicado por: Martin Hairabedian | Buenos aires | Argentina | 25/04/2008
Estimado Aram, por la presente quería comentarte que desde hace algún tiempo envío mails con ciertos detalles sobre el 93 aniversario del genocidio armenio, a distintos programas de radio, así como, a productores de noticieros de TV, para que tengan la gentileza justo el 24 de abril, de hacer mención sobre ese triste acontecimiento.

Muy sorprendido quedé, por el poco trascendido que tuvo en los medios de comunicación tal conmemoración, inclusive el diario Clarín como premio consuelo, le cedió al tema, unos 3 renglones, además, ningún comentario por la marcha.

Esta situación nos lleva a pensar, si los grupos económicos que representan hoy en día a los medios de comunicación, (los cuales sabemos a quienes pertenecen los capitales) se han sumado a sus socios, Estados Unidos, España, Israel entre otros, a usar este tipo de maniobra, para apoyar el negacionismo.

Además de no importarles que por esa atrocidad cometida por los turcos, hay parte de una historia familiar que jamás podremos conocerla y que no es grato saber que, haber nacido en la Argentina no fue por elección, sino por una casualidad. A diferencia de otras colectividades que inmigraron por su cuenta, ya que buscaban un lugar mejor para cumplir sus sueños, nuestros padres, abuelos, etc, fueron expulsados, los que quedaron vivos, de su propia tierra.

Inclusive, leí en un artículo en IAN, sobre los comentarios de la Cónsul Israelí que aseguró que la matanza sufrida por los armenios, no fue genocidio, sino masacre, y que no se puede comparar con el holocausto, porque éste fue planeado y por ende considerado hecho único en la historia.

Debe ser que para aniquilar a mas de 1.500.000 armenios, no hace falta planificarlo, solo es necesario un buen sentido de la improvisación.

También es importante mencionar que, el programa de radio que le rindió un importante homenaje tanto en la apertura, como durante el tiempo que duró al aire, fue “Todos en la Madrugada” en Radio Mitre de 00:00hs a 05:00hs, conducido por Mónica de Carvalho y el historiador Prof. Eduardo Lazzari, les envío el correo electrónico, así le enviamos nuestro agradecimiento por tal gesto. todosenlamadrugada@radiomitre.com.ar

Por lo pronto sería imperioso irónicamente hablando, comenzar desde ahora a organizar el próximo 24 de abril, por lo cual propongo algunas estrategias, para convocar a los medios de comunicación y sobre todo, que tenga mas trascendido:

Esperar a una ambulancia que transporte alguna persona grave, para cortar la calle hasta su deceso.

Conseguir 10 jóvenes mujeres que se atrevan a pasearse muy ligeras de ropa por las calles de Bs. As. Portando carteles que digan “No se olviden del Genocidio” mientras un grupo de fotógrafos hacen su particular destellos de flashes.

Convocar a un corte de rutas a nivel nacional, para entregar folletos que mencionen el motivo del corte.

Convocar a un cacerolazo frente a la embajada de Turquía.

Solicitarle al Jefe de Gobierno Porteño, que declare persona no grata a Kemal Ataturk.

Provocar desmanes como los barras bravas de River, Boca u otro similar.

Y por último, organizarnos para pedir la renuncia del ministro de economía de la República del Congo

Desde ya muchas gracias y que sepas y sepan disculpar mi ironía, pero no pude evitarlo.

Martin Hairabedian
RESPONDER ESTE MENSAJE | REPLY THIS MESSAGE
Publicado por: Miguel angel Nalpatian | Mar del plata.- bs. as.- | Argentina | 16/04/2008
Estimado Aram; para que las " respuestas " a los mensajes sean mas "( aceptables y/o entendibles )" al momento de contestar a las " opiniones y comentarios ", seria interesante conocer la edad ( creando un espacio para tal fin ) del que las emite, para relacionar e interpretar mejor el contexto de la exposicion.- Te Saludo Atte; Miguel Angel Nalpatian.- Mar del Plata.- Bs. As.- Rca Argentina.-
RESPONDER ESTE MENSAJE | REPLY THIS MESSAGE
Publicado por: Baltasar Sheherlian | Montevideo | Uruguay | 31/03/2008
los feleicito por esta iniciativa ya uq ehace que la busquedasea mas ordenada.
solo tengo una inquietud: cuando quise
abrir la pagina de famosos no pude
hacerlo.
gracias
RESPONDER ESTE MENSAJE | REPLY THIS MESSAGE
Respuesta Administrador: Sin embargo se puede acceder sin problemas. Gracias y Saludos.
Publicado por: Miguel angel Nalpatian | Mar del plata.- bs. as.- | Argentina | 25/03/2008
Estimado Aram; es evidente que de esta forma es mas ordenado.- Saludos.- Miguel Angel Nalpatian.- Mar del Plata.- Bs. As.- Rca Argentina.-
RESPONDER ESTE MENSAJE | REPLY THIS MESSAGE
Respuesta Administrador: Gracias y Saludos

Comentarios deshabilitados en ian.cc

 
envia esta página
imprimir esta página
contáctanos
volver al inicio

Para una óptima visualización utilizar MS Internet Explorer y resolución de pantalla 800x600 o mayor.
© 2004-2005 INTERNATIONAL ARMENIAN NETWORK - Todos los derechos reservados.
Buenos Aires, República Argentina.